Saliendo del SAP BI Forum Madrid 21 Abril

Acabo de volver del SAP BI Forum de hoy en Madrid, y se vuelve a demostrar que si hay un fabricante de software que todavía tiene tirón para convocar cliente es SAP, aunque el recinto del Palace es mucho más pequeño que los que solían usar en otros tiempos (Madrid Auditorium o IFEMA) desde luego estaba repleto. Además de ver las ponencias he podido encontrarme a un buen grupo de clientes (actuales y antiguos) y eso siempre es muy útil para todos.

Las ponencias han sido interesantes y han tenido el detalle de dar un DVD a la entrada con los contenidos, es evidente que los sistemas de análisis inteligente de la información son todavía uno de los aspectos donde más se puede desarrollar las compañías, sobre todo las que tienen un ERP como SAP ya disponible.

Cuando revise la documentación intentaré ver si hay algo que pueda comentar aportando algo, pero sobre el evento en particular hay cosas que cada vez creo que son más evidentes para este tipo de eventos:

  • La cantidad de sesiones es exagerada. Es evidente que convocar en el Palace cuesta dinero, y SAP recurre a pedir a los partners que se rasquen el bolsillo para ayudarle, pero poner ocho o diez sesiones en una mañana para que todos tengan su “cuota” de protagonismo es poco óptimo, no todos tienen algo que decir y no todos son capaces de ilustrar con una presentación, pueden ser unos fantásticos integradores de la solución cuando sea preciso, pero saber iluminar a los clientes es otro tema.
  • La duración de las sesiones es corta y no se dan continuidad unas a otras, cada tema no tiene que ver con el anterior, a la una ya no recuerdas que te contó en de las once, y a las dos te repiten lo mismo que a las diez, ya sabemos que cada uno mira por lo suyo, pero mirando por los clientes deberían pensar en hacer algo que tenga coherencia e integridad en el mensaje.
  • Si tienes media hora de presentación, no te pares a contar cosas que no debes, me declaro culpable de haber metido diez minutos de contar quién era mi empresa y porque es fantástica en casos así, es humano hacerlo porque quieres conseguir clientes, pero es responsabilidad del organizador evitarlo.
  • El registro es antediluviano, me puedo imprimir las entradas del teatro, los billetes de avión pero si voy a un evento de tecnología tengo que hacer cola para que me den una tarjeta con mi nombre que si no soy afortunado ni siquiera estará impresa todavía.
  • Y por último, ya como “chascarrillo”, la crisis ha llegado a todos los sitios… me han preguntado si me quedaba al cóctel para saber el número de personas, que tiempos aquellos donde corría el jamón y el vino por los eventos de tecnología como si fuera una romería… 🙂

Editado: Pues no, mi gozo en un pozo, el CD no tiene las presentaciones del evento, es del 1 de Agosto de 2009 (les debieron de sobrar entonces) y no tiene las de ayer… espero que las pongan en la web…

¿Open Source en la empresa? (I) Los equívocos

El Open Source (y a partir de aquí abandono el anglicismo y paso a llamarle código abierto) es uno de los temas de moda en la empresa y en el día a día de los usuarios particulares, cada día hay más soluciones de código abierto, son más utilizadas, son mejores y son más demandadas por los clientes.

Me dedico desde hace más de diez años a la venta de Software, y desde hace dos años no es extraño en un ciclo de venta que el potencial cliente te diga si “no hay algo gratis para esto mismo” refiriéndose a soluciones de código abierto o de libre distribución. Quiero aclarar que también llevo unos cinco años promoviendo proyectos realizados con soluciones de código abierto con bastante frecuencia (de hecho, a las empresas de servicios e integradores nos encanta el código abierto, menos coste software quiere decir más dinero potencial para nosotros).

No voy a hablar (hoy) del uso de código abierto para usuarios particulares, creo que es otra problemática diferente completamente, me voy a centrar (como indica el titular) en el caso de las empresas en una pequeña serie de artículos.

Aviso: Hoy no es artículo para iniciados, empezamos desde el principio.

Los equívocos

El primer punto cuando el interlocutor no pertenece al área de tecnología (algo habitual cuando vendes soluciones de negocio, muy poco o nada habitual dentro de un departamento de TI) es solucionar equívocos, el principal:

Señores clientes “free de freedom, no free de gratuito”

Internet y la tecnología ha creado un falso mito en la empresa, existen cosas gratis. Salvo respirar (de momento) NO, esto no es así, gratis no hay nada, todo tiene coste de producción y por tanto no es gratis. Lo que si ocurre es que el coste de distribución o el coste marginal ha caído hasta niveles muy bajos.

Si usted lo “siente” como gratis es porque no quiere contabilizar ni siquiera el coste de su conexión a Internet y los costes de alojamiento y conexión del lugar donde lo encuentra como mínimo. Es verdad, el coste del “distribuidor” de las copias es tan bajo que se puede pagar con publicidad contextual o con un mensaje SMS (el caso de Softonic). Averigüe como espera recuperar su inversión el productor del software antes de ponerse en sus manos, algunos no le costarán dinero, pero otros pueden tener importantes costes ocultos potenciales.

¿No hay una solución libre que haga lo mismo?

¿Lo mismo? Aún no he encontrado dos productos software iguales, SAP no hace lo mismo que Dynamics, Oracle no hace lo mismo que DB2, Windows no hace lo mismo que Mac OS, hay productos que pueden cumplir la misma función, pero no iguales. Cada uno añade funciones que el otro no hace, tiene prestaciones diferentes, se usan de un modo distinto. No, basándome en un solo problema de mi cliente puedo proponer dos formas de solucionarlo, una con un producto comercial y otra con una solución de código abierto. Las formas de solucionarlo pueden cumplir los mismos requisitos y en algún caso requerir el mismo plazo de tiempo de desarrollo. Pero no serán lo mismo, analice las diferencias antes de decidir.

No es preciso pagar nada por el software

Cuando usted adquiere una licencia de uso de un producto software paga dos conceptos, el primero es el derecho de uso del mismo y el segundo un servicio de soporte y actualización del producto. Es posible que  “alguien” haya decidido proporcionarle el producto para que lo use o lo modifique incluso, pero salvo que su compañía sea capaz de proporcionar soporte interno es necesario y muy recomendable que disponga de alguien que le garantice por ejemplo que en caso de que se detecte una vulnerabilidad grave en el área de seguridad le proporcionaran una solución o que si usted cambia de versión de sistema operativo o de base de datos alguien se ocupará de que disponga de una actualización verificada en fecha. Conclusión: el coste del servicio de soporte también existe en las soluciones de código abierto.

Esto no es sorprendente, ¿creía que las soluciones de código abierto se desarrollan de modo altruista? Hablaré de quién produce las soluciones de código abierto otro día pero muchas soluciones de código abierto existen porque hay compañías que obtienen beneficios del servicio de soporte y aportan recursos al desarrollo de las mismas. Este soporte puede ser barato, muy barato, o más caro que adquirir otra licencia.

El código abierto es algo para informáticos

De esto mucha culpa la tenemos los propios informáticos, nada diferencia una aplicación de código abierto de una propietaria vendida por el fabricante para el usuario final. Usted puede encontrar un informático que le diga que la ventaja del código abierto es que si le falla ÉL (en mayúsculas porque se lo merece) puede arreglar el problema revisando el código fuente de la aplicación y corrigiéndolo. No se puede negar que posible de hacer es, pero no es lo que hace el 99% de la gente que utiliza soluciones de código abierto. Realmente al igual que en las comerciales, si algo falla vas a buscar las actualizaciones que lo arreglan y te lo descargas o miras en la página web de problemas a ver si a alguien le ha pasado lo mismo. Hay soluciones buenas y estables o malas, pero las hay tanto de código abierto como comerciales.

Confundir calidad con precio

Se hablan de los sistemas de código abierto como soluciones de bajo coste (desde un punto de vista despectivo en cuanto a calidad) en muchas ocasiones. Hay herramientas de código abierto de tanta calidad como cualquier solución comercial, desarrolladas por equipos de trabajo muy profesionales siguiendo los mejores estándares de trabajo. Hay productos comerciales que salen al mercado siendo verdaderas chapuzas inestables que tardan meses en funcionar de un modo decente. No pretendo decir que la calidad media de las soluciones de código abierto sea la misma que las comerciales, en el mundo del código abierto hay muchos proyectos que se inician y se abandonan a medias, abundan las versiones 0.X de algunas herramientas y hay proyectos que se quedan en maquetas, pero si nos fijamos en la parte alta de la lista las 20 mejores aplicaciones de código abierto no tienen absolutamente nada que envidiar a las 20 mejores soluciones comerciales en calidad y fiabilidad.

Hay otros equívocos, pero estos son los fundamentales, otro día hablaremos de quién produce las aplicaciones de código abierto, como elegirlas y cuales son las áreas donde funcionan hoy.