¿Nos da pánico tener demasiadas opciones?

Hace poco que leo a Seth Godin, pero cada día me parece más interesante y este artículo me ha parecido muy perturbador.

¿Tenemos pánico a tener demasiadas oportunidades? ¿Es cierto que preferimos limitarnos para no tener que escoger y evitar lo desconocido?

Veamos como lo cuenta Seth:

You can post your ideas in dozens of ways, interact with millions of people, launch any sort of product or service without a permit or factory.

Too many choices. If it’s thrilling to imagine the wide open spaces, go for it.

…. But no matter what, don’t do nothing.

La primera versión de este artículo la oriente hacia un análisis individual de esta idea, pero creo que no encaja con la orientación que le quiero dar a este blog y además creo que no aportaba gran cosa al propio artículo de Seth, de modo que lo borré para empezar de nuevo aplicandolo a la empresa.

Aplicando la idea a las compañías, es cierto, el mercado potencial de cada empresa es casi infinito o inabarcable y podríamos lanzar nuestras empresas a conquistar el espacio abierto ante nosotros, pero solemos restringirnos a lo conocido o a lo que ya hacemos.

No me refiero a “disparar a cualquier cosa” desde el área de ventas, sino a definir nuestro mercado desde la estrategia comercial. Hay muchos ejemplos de empresas hicieron cosas parecidas y cambiaron el concepto de sus compañías:

  • Si vendes software con pago por licencia porque no convertirlo en un servicio de pago por uso como hizo Salesforce.
  • O si vendes libros porque no crear un lector electrónico como hizo Amazon.
  • O si vendes ordenadores pasar a ser el líder en reproductores musicales y crear una tienda online de música como hizo Apple.

Porque a lo mejor si no lo haces, te puede pasar como a IBM, que decidió que hacer Sistemas Operativos para PC era un negocio indigno de él y le regaló a Microsoft un negocio de billones de dolares (es cierto, a IBM tampoco le fue tan mal, pero podría haberle ido mejor). O dormirte en los laureles como Palm y descubrir que de repente justo lo que tú mejor hacías era el futuro pero el futuro ahora pertenece a otros.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: