Exagerando la propia importancia

Tristemente real como la vida misma.

Cuantas veces vemos una empresa colapsada por unos pocos que consiguen dar más importancia de la necesaria a sus tareas, importancia que le roban a otros aspectos que son infravalorados.

Haría comentarios sobre algunos ejemplos, pero no quiero ponerme ácido… 🙂

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: