Los hombres que odian la tecnología

Dolmen

Centro de negocios, 1.000 años a.c.

Hay organizaciones que se regocijan de ser “tradicionales”, “artesanales” o “humanas”, pero en realidad lo que quieren decir que le tienen aversión a la tecnología. No me refiero a los casos donde reemplazar procesos manuales por sistemas automatizados supone perder “calidad” (artesanos, artistas, etc) sino aquellas organizaciones que rechazan la tecnología aún cuando su utilización mejora el producto que entregan a sus clientes.

Y el ejemplo, aprovechando el mundial de fútbol será la FIFA. Ayer en los dos únicos partidos de octavos que se jugaban los árbitros cometieron dos errores brutales, pero humanos, pero lo peor no es eso, no fueron errores de apreciación subjetiva (si se merece una expulsión, si una entrada era falta) donde el uso de la tecnología puede facilitar el trabajo al arbitro pero no darle una solución definitiva. No, fueron dos errores que podrían haber sido evitados perfectamente sin ningún tipo de dudas con el uso de tecnología que no es ni siquiera necesario que sea puntera, es que simplemente un vídeo permite resolver estos dos casos sin genero de dudas.

La primera, el jugador de Argentina Tevez está en fuera de juego cuando Messi le envía la pelota, no es que incumpla la norma un poco, es que está a cuatro metros de la portería sin ningún jugador contrario detrás de él.

Tevez en fuera de juego

La segunda es un tiro del jugador de Inglaterra Lampard que entra en la portería y sale hacia atrás en el bote.

http://www.youtube.com/v/glfYQjAWwNk&hl=es_ES&fs=1&

Casi todos los deportes de alto nivel usan la tecnología en todo lo posible, el tenis tiene el “ojo de halcón” para los botes, el rugby o el fútbol americano usan el vídeo como solución a los casos donde el arbitro tiene dudas o no ha visto la jugada, nadie se imagina hoy al atletismo sin foto-finish o cronometraje automático, o validar las mejores marcas en velocidad sin comprobar la fuerza del viento. En la misma línea el ciclismo usa toda la tecnología de análisis químico que puede precisamente para mantener la “pureza” del deporte (en realidad en los 60 y 70 la pureza era doparse como animales, pero podemos ignorar esa realidad).

Pero la FIFA se niega, no quiere permitir el uso del vídeo, ni un sistema de localización del balón (que ya existe) ni el control de la posición de los jugadores por medios automáticos para el control del fuera de juego. La única solución que analiza es poner otro arbitro más, por si el problema es la cantidad de gente que mira en vez de que con que herramientas lo hace.

No es un ejercicio exclusivo de la FIFA, aunque es el caso que mejor lo ejemplifica, hay dos consecuencias directas en esta conducta, por un lado sus “empleados” (asimilándolo a los equipos que compiten, que reciben dinero de la FIFA) sufren las consecuencias de que su trabajo se ve desvirtuado o penalizado por esa conducta de negarse a incorporar mejores herramientas de trabajo. Por el otro sus “clientes” (los aficionados que usamos sus productos, los partidos y competiciones, y pagamos por ello) recibimos un producto de peor calidad, ambos partidos habrían sido más emocionantes y de más valor sin estos dos errores, es como un distribuidor que vende alimentos envasados y al no tener control de calidad puedes tener suerte y que el producto este perfecto o puede ser defectuoso.

Hay muchos otros casos de empresas que renuncian a un uso racional de la tecnología por prejuicios (no contabilizo los casos donde a la empresa le cuesta más la tecnología del incremento de beneficios o ventas que le proporciona), algunos podrían ser:

  • No utilizar un contact center automatizado porque “a mis clientes les deben atender personas”, es un loable intento, pero entonces espero que su servicio de atención nunca comunique, me gusta poder hablar con un asesor bancario pero para conocer mi saldo por teléfono es perfectamente prescindible.
  • No utilizar sistemas de videoconferencia, foros de debate internos, herramientas de cooperación porque “el contacto humano” durante las reuniones es “irremplazable” cuando lo irremplazable es el tiempo que se pierden en reuniones sin objetivo o en leer un power point delante de 10 personas.
  • No utilizar sistemas de tele-trabajo o movilidad porque “la gente debe venir a la oficina”.
  • No utilizar aplicaciones de gestión, de planificación, de monitorización, de captura de información para “preservar un puesto de trabajo”, tener empleados ineficientes no es preservar nada, cuando disponga de herramientas de gestión adecuadas utilice a ese valioso empleado en tareas útiles de verdad. Su empresa, su empleado y sus clientes se lo agradecerán enormemente. Si no se le ocurre nada que un empleado valioso pueda hacer para mejorar el ineficiente es usted.

Hay decisiones de este tipo que pueden no perjudicar de forma definitiva a su empresa, por ejemplo el fútbol es el deporte de mayor impacto del mundo a pesar de la empresa que lo vende (la FIFA) pero nada es eterno.

Anuncios

Una respuesta

  1. creo que en este deporte, el teatro, la picaresca y el arte del piscinazo son parte del deporte, no creo que consista en “no hacer fuera de juego” o “no saltar a la piscina”, creo que simplemente es -delito- si te pillan, y si siempre los pillaran no tendria gracia.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: