Omerta

“omertá” es el código de honor siciliano que prohibe informar sobre los delitos considerados asuntos que incumben a las personas implicadas.

Lo siento, llevo un par de semanas de baja actividad (a pesar de tener varias cosas en el horno a medio escribir) pero la sobreactividad del fin de trimestre es terrible, tanto que escribo esto en la espera de otra reunión. Pero aprovecho para hablar de un tema que me limita bastante, la discrección.

En este último mes mis clientes, socios, empresa están pasando por momentos divertidos, instructivos, duros, interesantes… pero ¿se debe ser transparente con la información de tus socios o clientes? Yo creo que la lealtad obliga a la discrección. Y eso le quita mucha miga a este blog, pero tiene todo el sentido.

Es evidente que en el caso de tu empresa esto es inevitable, sobre todo desde mi función (comercial y de representación) pero en general para mi gusto en todas, no puedes echarle piedras a tu propio tejado, la crítica debe ser sobre todo interna y constructiva. La crítica externa a quién no puede modificar las actitudes es destructiva y no tiene sentido, no mejora nada y te hace perder credibilidad. Pero no quería centrarme en esto.

La lealtad a los clientes y socios es fundamental en mi trabajo, los clientes te dan información sobre sus problemas porque sus competidores o clientes pueden hacerle mucho daño, no debes ayudar a que se conozcan sus debilidades, debe ayudar a mejorarlas en lo posible y cubrirles con tu propia fuerza donde sean débiles. Esto no ocurre siempre, el mundo de la tecnología a veces parece un programa del corazón donde se habla mucho de las interioridades de las empresas y de las propias personas.

¿Dónde acaba la omerta en el mundo de la empresa?

A veces creo que la familia corleone eran solo meros aprendices… 🙂

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: