Neutralidad de la red Vs Garantía de Servicio

Internet ImageDe nuevo volvemos al tema de la neutralidad de la red, está vez alrededor del acuerdo de Google con Verizon.

Según parece Google pretende establecer algún tipo de servicio prioritario para sus aplicaciones en la red móvil, la excusa es que las redes móviles son diferentes de las redes fijas (“wireless broadband is different from the traditional wireline world”) y que los proveedores tienen derecho a un “control razonable de la línea”.

Esta es la frase más jugosa para mi gusto.

Network Management: Broadband Internet access service providers are permitted to engage in reasonable network management. Reasonable network management includes any technicallysound practice: to reduce or mitigate the effects of congestion on its network; to ensure networksecurity or integrity; to address traffic that is unwanted by or harmful to users…

¿Qué es razonable? Pues depende de quien seas.

Puede ser razonable (para Google) decidir que si 1.000 usuarios usan Gmail priorizarlos sobre Hotmail es “adecuado” para la mayoría, o decidir que las aplicaciones que vienen de serie en los telefónos Android son más relevantes y merecen más tráfico en situaciones de ancho de banda saturado que las “perniciosas” aplicaciones que no sabes quien desarrolla. Eso si eres un paranoico que considera que Google ha sido tomada al asalto por un comando de masones herederos de Goebles y Stalin para el control de la información.

También puede ser simplemente que tiene sentido evitar que twitter, los feed rss, el correo, el chat o la descarga de videos (incluso el P2P si alguien lo usa por móvil) saturen las líneas e impidan que aplicaciones críticas por ser más de “tiempo real” como los GPS o aplicaciones web interactivas no sean utilizables. Tiene todo el sentido y es un beneficio para el usuario en un entorno como el móvil donde garantizar anchos de banda es un imposible.

Hay una postura maximalista (por no admitir ni un centímetro de variación) defendida por muchos, la neutralidad en la red es sagrada y los servicios son iguales para todos. La defienden todos los que podéis leer en los enlaces posteriores. Yo estoy a favor de mantener la neutralidad de la red lo máximo posible, pero sobre todo por la poca confianza en que las empresas no comiencen a hacer tonterías como eliminar competencia con la excusa de “optimizar el acceso”. Pero la realidad es que el control de tráfico es una herramienta que puede aportar muchos beneficios a los usuarios si se utiliza adecuadamente.

El problema es el mercado y la falta de competencia.

Desde luego estamos en un problema de un mercado altamente manipulable, primero las operadoras son pocas y tienen posiciones de fuerza considerables, las inversiones para ser operador son brutales y las barreras de entrada y los monopolios de facto increíbles. Solo nos salvamos (algo) por la regulación estatal, y ya sabemos que los estados son muy malos legislando sobre temas de tecnología. La neutralidad de la red como dogma es muy fácil de legislar, de comprobar y de obtener, seguramente si dejamos que se reglamente algo que permita romperla en ciertos casos lo harán tan mal que será como eliminarla.

Yo no confío especialmente en Google, o no más que en cualquier otra compañía del mundo en general. Pero creo que aunque su intento es un error (por lo mal que está recibiendo) entiendo que puede tener una justificación razonable y que tal vez se debería considerar que opciones hay para los problemas que pretende resolver.

En la internet de los 90 (la navegación desde los PC) la neutralidad funcionó bien, casi todo el tráfico era idéntico y los propios sistemas controlaban el tráfico de “baja velocidad” como el correo. En la Internet de la primera década del siglo XXI el ancho de banda creció tan exponencialmente que todo cabía, daba lo mismo si el tráfico P2P era 10 veces el tráfico total a inicio de siglo porque la capacidad creció brutalmente. Pero en la red actual la garantía de servicio es más importante que la neutralidad de la red (como este caso demuestra: El síndrome del iPhone satura las redes móviles).

No propongo eliminar el concepto de neutralidad de la red, pero creo que debemos considerar que tal vez no es necesaria siempre y en todos los casos, que hay herramientas tecnológicas para aprovechar mejor los recursos y que el ancho de banda móvil no es infinito y no puede manejarse como el ancho de banda cableado (aquí Google tiene mucha razón).

Podemos exigir desde la desconfianza en los proveedores y en los reguladores una neutralidad de la red pura, pero la realidad es que técnicamente lo óptimo sin una absoluta necesidad de beneficiar a una empresa concreta sino al usuario es que la neutralidad de la red sea un concepto y un objetivo más que un dogma. O eso, o dejamos de usar las líneas 3G como si fueran líneas de cable.

Enlaces:

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: