El DDoS a la SGAE

Me ha sorprendido la relevancia del famoso “ataque” a la SGAE que ha salido en todos los medios hoy. Hay tanta literatura sobre el tema que ni me molesto en traer enlaces sobre el tema, le he leído en El Mundo, El País, La Razón y Público y habla de ello media blogosfera.

En mi opinión la protesta tiene relevancia como muestra de un sentimiento dentro de la sociedad actual respecto de las actuaciones de la SGAE, lo que no quiere decir que ese sentimiento sea correcto, incorrecto, bueno o malo. Desde luego no se a quien se le ocurre que una industria puede tener enfadado a la gran mayoría de su mercado, en mi opinión los músicos y la industria audiovisual debería despedir a toda la cúpula de la SGAE por el daño irreparable que hace a su imagen, incluyan a la RIAA, en mi opinión no lo hacen porque una parte de la industría músical sabe que esta condenada y se agarra a su última línea de defensa, arrastrarán con ellos al resto. Allá ellos.

Sobre el DDoS, la analogía es clara, si mañana los 4.000.000 de parados paralizan Madrid andando por la M-30 por su legítimo enfado con el gobierno y la sociedad, independientemente de que tengan motivos, ¿alguién diría que es una protesta lógica o una chiquillada? Se consentiría un día (como pasó con los camioneros) y al siguiente se impondría la ley. Esto es lo mismo.

Un DDoS impide el normal desarrollo del trabajo de una organización, es una agresión, que pena tiene es cosa de los jueces. Para mi es un delito o debe serlo de inmediato. Que sea una chiquillada y sea más sencillo dejarlo pasar es otro tema.

Y no es para sentirse orgulloso, la comunidad de internautas de España ha demostrado más gamberrismo que madurez.

Todos los que dicen que entienden el DDoS como medio de protesta no dirían lo mismo si el DDoS lo sufrieran sus propias páginas Web. Y el motivo (fin) no puede justificar la acción (medio).

Anuncios

Una respuesta

  1. Uhm… a ver, mucho cuidado.

    Tumbar a peticiones el servidor web de la SGAE no tiene porqué significar que esa empresa no pueda hacer su trabajo.
    Tampoco, como decían algunos, significa pérdida de datos en ese servidor.

    Simplemente el servidor web tiene tantas peticiones que no le da tiempo a recogerlas y procesarlas.

    ¿Tipificar esto como delito?… bueno, pero entonces si mañana monto una web en una mierda de servidor y muero de éxito, ¿también exigiré a los que intenten visitarme que me compensen y los denunciaré?

    Sinceramente todo esto me parece una exageración, primero habría que diferenciar entre webs ‘presenciales’ y webs corporativas que se usan como herramienta de trabajo, porque no es lo mismo tumbar una web de imagen que dejar a una empresa sin poder trabajar.

    Y por supuesto, hay que identificar a los responsables, cosa harto complicada.
    Y por último habría que probar las acusaciones, y ahí entramos en un tema tremendamente peliagudo.

    ¿Qué va a adjuntar a la denuncia la SGAE? ¿Un fichero de log?
    Algo que no significa nada, al no ser un fichero de log nada más que un fichero de texto fácilmente manipulable, cualquier abogado medianamente informado podría tumbar esa prueba.

    Así que yo creo que todas estas leyes que buscan tipificar estas cosas como delitos, de entrada no valen para nada (haz un ataque a través de 7 proxys anónimos y que te busquen), y para terminar no pueden basarse en ‘pruebas’ que no aporten certezas.
    Pero bueno, es lo de siempre… legislamos sin tener ni idea sobre el tema que se quiere legislar, y así sacamos las leyes absurdas que sacamos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: