El coste de la mala administración pública

Si están preocupados por la economía y la legislación relativa a la competitividad y aún no leen Nada es Gratis es que están perdiendo el tiempo con fuentes que no merecen la pena.

En estos dos últimos años se ha hablado mucho de la famosa “falta de competitividad” de la economía española, de sus empresas y de como solucionarla. Es evidente que tenemos un problema de competitividad (solo hay que ver nuestra balanza de exportación/importación, nosotros mismos preferimos comprar a los de fuera que a los de casa) pero la discusión sobre las causas suele estar terriblemente mal planteada, se enfoca mucho la frase de “tenemos que reducir los salarios” cuando el problema es que nos dedicamos a crear productos que hacen igual otros países con costes laborales menores el lugar de aprovechar que tenemos costes laborales inferiores a los demás países avanzados para producir lo que ellos nos venden.

Pero el ratio salario/producto no es el único problema. Nada es Gratis en este artículo muestra un aspecto muy ilustrativo de los problemas de la economía española, posiblemente todos los relacionados con la gestión en las compañías lo intuían.

una mala regulación crea costes administrativos extras para las empresas.

En relación al PIB estos costes administrativos pueden oscilar entre un mínimo del 1.5% del PIB para Finlandia o Suecia hasta un máximo del 6.8% del PIB para Grecia y Hungría. Según este ranking España está entre los países con un coste administrativo más alto con un 4.6% del PIB, empatada con Portugal, Italia y Eslovaquia.

La siguiente gráfica es desoladora.

Somos los cuartos por la cola, aunque es cierto que compartimos un pelotón de torpes muy similares a nosotros. Pero lo peor es ver la diferencia, sin llegar a los mejores, solo con bajar a un 3% (el doble de los más eficaces) las empresas tendrían de media un 1,5% de costes internos menos sobre su “PIB”. Si descontamos el efecto sobre los gastos fijos de una compañía (amortización de deuda, bienes de coste fijo, coste de la energía,  etc..) podemos suponer que puede suponer mejorar el resto de las partidas de un 3% a un 5% de los costes variables en manos de los gestores de la compañía. Lo que viene a ser como reconocer que mejoran los procesos administrativos a los que nos obliga el estado todas las compañías mejorarían su eficacia más de lo que podría conseguir los mejores gestores del mundo que vinieran a hacerse cargo de nuestras empresas.

Que exista un beneficio potencial en nuestra economía de semejante volumen, que no tienen coste para el estado (no supone reducir ingresos o impuestos) y no se esté atacando esa vía de mejorar la economía es sangrante. Lo peor es que ni siquiera es algo demandado por los empresarios, el enfoque de la cúpula empresarial son los costes del despido y los convenios, en ambos casos dudo que impacten un 1,5% del PIB ni convirtiendo a los trabajadores españoles en Chinos.

About these ads

Una respuesta

  1. Si queremos que España sea más competitiva, desde luego la Administración debe ser una de las primeras en ponerse las pilas.

    Primero en ser más competitivos para reducir meros trámites administrativos, y luego para reducir los costes que tiene hoy montar una empresa.

    Solo así muchos puede que lleguen a animarse a intentar montar su propio negocio.

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 148 seguidores

%d personas les gusta esto: