Las modas tecnológicas en la empresa

Hay un tema muy interesante en la definición de estrategias tecnológicas en las empresas, en muchas ocasiones las decisiones se toman basadas en modas que no tienen detrás una base que las justifique de cara al negocio, aprovecho para recomendar la lectura la tira de Dilbert que enlazo a continuación.

En muchas ocasiones cuando converso con compañeros de mi sector digo que las empresas de tecnologías de información estamos pagando las “mentiras” (o exageraciones) que nuestro sector le ha transmitido a las empresas que son nuestros clientes. Durante años se han lanzado al mercado ideas como “estar en Internet”,  “una estrategia 2.0”, “tener un CRM” o “necesitas una herramienta de Business Intelligence” sin respaldarlo de para qué le sirve todo eso al cliente.

Es habitual que se intente introducir la tecnología de moda en las compañías sin un objetivo claro, esperando que por si sola produzca beneficios, y los directivos a veces se dejan llevar por presentaciones, conceptos o recomendaciones de los gurus. Y con ello puede que solo dediquemos los recursos necesarios para otros problemas más prioritarios a tecnologías que no podemos aprovechar. A la última moda solo puedes ir cuando tienes tus necesidades prioritarios cubiertas.

PD: Claro, que estas cosas no pasarían si los ingenieros como Dilbert fueran capaces de explicarle a los demás que es una “estrategia de aplicación multiplataforma” sin necesitar años de estudio previo. 🙂

Anuncios

Una respuesta

  1. Cierto, muy cierto… supongo que tendrá mucho que ver, de inicio, con que nuestros propios clientes no suelen contar con buenos profesionales en el área de los Sistemas de Información que les asesoren desde dentro, conociendo su propio negocio para conocer sus propias necesidades.

    De hecho, lo habitual es ver departamentos de TI que son llevados por burócratas que cuentan con profesionales cualificados, a los que no suelen consultar para saber dónde se meten con estas cosas.

    Así es normal ver cómo alguien termina por contratar un desarrollo, o la integración de un producto, que luego no se usará debidamente porque tampoco tiene muy claro para qué usarlo y no sabe transmitirlo a los usuarios finales.

    Al fin y al cabo, tú y otros que venden tecnología tampoco tienes porqué saber si tu cliente sabrá o no lo que está comprando.

    Pero sí que es preocupante ver que en un momento en el que las empresas necesitan mejorar, ser más competitivas y aprender a funcionar mejor, el tema de la TI esté tan estancado o ausente en la mayoría de las empresas españolas.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: