El negocio de SEO

Con Internet han nacido negocios específicos del medio. Uno de ellos es el SEO (Search Engine Optimization) que consiste en técnicas que permiten a tus clientes posicionarse mejor en los buscadores, es decir, que si un cliente busca rosas en Madrid y tienes una floristería en la Castellana salgas el primero.

El SEO es el negocio más antiguo del mundo en Internet.

La frase anterior es una provocación evidente y un intento de explicar varias cosas a la vez. Escribo este artículo tras leer éste de Enrique Dans donde se posiciona en contra de las técnicas fraudulentas de SEO de modo muy rotundo. comencé a trabajar en Internet en 1995 en Digital Domain cuando los ISP vendían accesos a la red a través de un módem de una velocidad de 56 kbs (si eras afortunado). Ya en aquellos años una de las funciones que hacía mi compañera Olga era posicionar las páginas que desarrollamos para clientes en los buscadores de Altavista por ejemplo.

Ha llovido mucho de aquello, pero ya se hacía SEO. Y es una labor importante, alguien tiene ayudar a las compañías a ser localizables en Internet, porque “estar” no sirve de nada si no te encuentra nadie. Si nadie aplicará técnicas de SEO las páginas no serían fáciles de indexar, los motores de búsqueda lo tendrían más complicado, las páginas dinámicas serían un infierno para los buscadores, etc… El SEO es necesario. Necesitamos expertos en SEO.

Sin embargo hay un tema evidente (al que entiendo que se refiere E. Dans) y es que hay empresas que hacen SEO con técnicas fraudulentas. También hay empresas que hacen publicidad con técnicas fraudulentas y empresas que desarrollan productos (coches o software, tanto da) con técnicas fraudulentas destinadas a ocultar costes y parecer más competitivos. Hecha la ley, hecha la trampa. Era mucho peor cuando el fraude lo hacía el propio buscador poniendo primero al que más pagaba, hemos avanzado mucho desde entonces.

Desde luego Google podría hacer más contra el SEO fraudulento, y Microsoft contra los virus o el Spam. Pero no tienen la obligación de resolver los problemas de todos los demás, si una empresa cree que pagando 40.000 € hoy está el primero y no se da cuenta de que cuando otros 10 paguen lo mismo pasará al 11 es culpa suya, esos 40.000 € le dan dos meses de tiempo para fiidelizar clientes en el medio o desaparecer.

Hay un negocio oportunista en las búsquedas, pero es irrelevante, lo que cuenta es que compramos libros en Amazon, cosas varias en eBay y las plataformas especificas del medio. Las empresas que pagan por estos posicionamientos pueden ser muy relevantes en su ámbito geográfico o sector, pero en Internet no son EL problema. Si Google debería atacar algo son los sitios que distribuyen malware, que son un riesgo para el medio de Internet al completo, las ventajas por SEO producen que un cliente compre algo a un proveedor peor que el óptimo.

PD: Hay un ámbito donde el SEO me parece notablemente molesto, en las descargas de software, me parece increíble que busques un SW de distribución gratuita o de un proveedor concreto (Acrobat Reader por ejemplo) y la primera página enlazada no sea la original del software. Y eso si que es sencillo de atajar porque son unas pocas empresas que se dedican a ello, y las aplicaciones SON el corazón de la red, cada vez más.

Anuncios

2 comentarios

  1. Yo no me posiciono en contra del SEO, me posiciono en contra del mal SEO, de los engañabobos, de los vendedores de humo y de los que pervierten el algoritmo para proporcionar una relevancia que en realidad no existe. Una cosa es enseñar a alguien a aparecer bien respetando una serie de reglas determinadas y aportándole una curva de experiencia que él no tiene, y otra muy distinta inventarse lo que no hay.

  2. Enrique

    He añadido el “fraudulentas” referido a tu posicionamiento para que se entienda mejor y no pueda decir lo que no dices, creía que se entendía así de todos modos.

    Aún así, y estando de acuerdo en que hay SEO que son fraudes absolutos (como posicionar productos en búsquedas no relacionadas) creo que recurrir a trucos para mejorar la posición por si mismo no es un fraude. Lo que pasa es que pretendemos que un algoritmo de búsqueda sea demasiado inteligente.

    A mi el SEO en cuanto pasa de un diseño adecuado de tu propia página me parece un engañabobos, pero el perjudicado es la empresa que lo contrata sobre todo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: