Precios confusos

Los precios en el software y el hardware son habitualmente incomprensibles, cada proveedor tiene complejos sistemas de configuración, variables aparentemente irrelevantes que disparan el precio o lo reducen o tablas de descuentos completamente incomprensibles.
Esta es la conversación que todo cliente debería tener con sus proveedores de tecnología.

Disfruten…

Utility Computing Vs Cloud Computing

Cloud Computing Siguiendo con el tema de Cloud Computing (del que ya hable aquí) vuelvo a referenciar a ItSkeptic para diferenciar Utility Computing y Cloud Computing.

Hay una tendencia a confundir ambos conceptos, presentando el “cloud computing” como un modo de suministrar aplicaciones en modo “Utility”. Recurriendo a la wikipedia la definición de Utility Computing es:

Utility computing se define como el suministro de recursos computacionales, como puede ser el procesamiento y almacenamiento, como un servicio medido similar a las utilidades públicas tradicionales (como la electricidad, el agua, el gas natural o el teléfono).

Podemos entender que entregar en modo “Utility” es proporcionar un servicio de un modo sencillo, transparente y donde no percibimos el trabajo del proveedor. Si queremos ir más lejos podríamos decir que el proveedor es indiferente, y que en cierto modo todos entregan un servicio muy similar. Evidentemente generar y transportar electricidad es una tarea tremendamente compleja, pero en casa solo vemos un enchufe, si le pedimos al proveedor más capacidad no percibimos complejidad adicional, por ejemplo, si nuestro operador de telecomunicaciones nos pasa de 1 Mbs a 20 Mbs no cambia nada aparentemente más que una mejora notable del servicio, si el proveedor precisa modificar toda su infraestructura de cable de cobre a fibra óptica nos es indiferente.

Sin embargo, las aplicaciones “cloud computing” no siguen esta idea, aunque nos lo pretenden vender así. Para una empresa o particular cambiar de proveedor de gas, electricidad o teléfono es un tema burocrático pero no hay cambios en nuestro sistema eléctrico, en nuestra caldera o en nuestros ordenadores o teléfonos. Pero si pasamos de utilizar Exchange a Gmail, o de Gmail al servicio de correo en Internet de Microsoft el cambio resulta de todo menos transparente. Esto no solo es cierto para una empresa, para un usuario particular es un cambio radical.

Como dice en su artículo ItSkeptic:

I’m not sure about the assumption that he and many others make that simply having the option of the Cloud means we are going to be fizzing around moving systems all over the internet and there will be more change and a greater need for “agility”

Adicionalmente, aunque en teoría el “cloud” afirma que “permite al usuario acceder a un catálogo de servicios estandarizados” esto en la realidad actual del cloud computing es de todo menos real. Cada proveedor de servicios en la nube (ya sea hosting, correo o aplicaciones) tiene sus propios “estándares” de servicio, no hay dos proveedores de alojamiento con el mismo servicio ni modelo de gestión, tampoco de correo, no pensemos en aplicaciones complejas como antivirus o cualquier otra.

¿Es esta confusión un problema?

Si, los proveedores prometen a los clientes servicios “utility”, y estos clientes esperan recibir el mismo modelo (sencillez, fiabilidad, no dependencia del proveedor) que tienen en ese tipo de servicios. Cuando comienzan a analizar la realidad empieza una pendiente de desilusiones y falsas promesas que deriva en proyectos mucho más complejos de lo esperado o en abandono de los mismos.

Los proveedores de tecnología tenemos que evitar por todos los medios este modelo de “propaganda” o difusión de nuevas ideas, porque los proyectos que se lanzan con promesas de sencillez y grandes ventajas donde no se perciben las realidades producen fracasos, perdida de confianza y retraen las inversiones de aquellos proyectos que por su madurez si pueden aportar a las empresas mejoras y beneficios que les permiten seguir reinvirtiendo.

 

Análisis de la economía de Spotify

Spotify Vuelvo a comentar sobre Spotify, y esta vez por este artículo (que cita a este otro de Mashable) donde se comentan los resultados de 2009.

Tal como ocurre en muchos negocios de Internet parece que perder dinero en los inicios no es problema, porque las pérdidas son notables, incluso cuando han comenzado a tener unos ingresos más que razonables el dinero ingresado apenas llega a cubrir poco más un tercio.

la compañía ha experimentado pérdidas por valor de 19,65 millones de euros en el ejercicio fiscal del 2009. Los ingresos brutos de la compañía han sido de 13,32 millones de euros

Esta es la PyG de Spotify según el articulo de Mashable

Los datos respecto de 2008 son muy buenos, supongo que es la proyección de los mismos lo que mantiene la moral alta.

Atendiendo a los datos, los ingresos son notables, pero en comparación han crecido mucho menos que la barbaridad de los costes.

Sería interesante saber donde se van los costes, podemos pensar que una parte es el desarrollo de la plataforma (Inversión), otra es el costes del ancho de banda y operaciones (que podría ser coste fijo) y otra parte los pagos a las discográficas (que deberían ser coste variable y proporcional a los ingresos, no se entendería que pagasen más por los derechos de lo que cobran de los usuarios).

En 2008 el sistema ya funcionaba (aunque se ha mejorado bastante) de modo que 2009 no debería tener mucha inversión en el desarrollo (como mucho un montón de amortización), lo que es una mala noticia porque este dinero se podría considerar “recuperable”.

El coste del ancho de banda no va a bajar, en todo caso subir con el número de usuarios, los pagos por los derechos deben incrementarse igualmente. De modo que la única excusa que puede tener Spotify es que está “subvencionando” a sus usuarios gratuitos por debajo del coste de darles el servicio. Si no es así es un negocio que cuesta más dinero tener en marcha que lo que los usuarios quieren pagar, no un poco más, más del doble.

De modo que Spotify tiene que incrementar su porcentaje de usuarios de pago y dejar de “regalar” el producto de este modo. Son 250.000 usuarios de pago sobre 7 millones, en principio el porcentaje es bajo (3,5%) pero si lo comparamos con el porcetaje de usuarios premium de Gmail, Rapidshare o cualquier otro servicio de éxito en Internet no es nada desdeñable.

¿Cómo llegará a ser rentable?

Si suponemos que solo los de pago generan ingresos casi debería triplicarse, llegar a un 10% de usuarios de pago sería todo un record en la industria de Internet, pero entiendo que los usuarios gratuitos generan ciertos ingresos, los premium actual deben generar de 15 a 18 millones de euros al año según el reparto por tipo de contrato. Pero también los costes habrán subido.

A mi sale un coste por usuario de unos 5 € (4,68), los ingresos de los premium son de 60 a 120 € al año, digamos 75 € de media, para obtener beneficios deben tener un 6,67% de usuarios de pago (casi el doble). No parece nada fácil.

Si cada usuario free produce unos 0,16 € (el 10% del total entre el número de usuarios) y si suponemos que 2/5 del coste actual es coste fijo (inversiones más estructura) y 3/5 es variable y propocional al número de usuarios Spotify no cubre gastos nunca independientemente del número de usuarios con un 3,5% de premium.

Por tanto hay dos caminos, incrementar los ingresos por usuario fijo (publicidad) y el porcentaje de premium. Cuadriplicando los ingresos por usuario free (hasta 0,63 € por usuario/año) y con un 4,5 % de usuarios premium (casi un 30% más) con una media de 75 € por usuario/año, Spotify comenzaría a ser rentable (un 2% de beneficio) con 15 millones de usuarios (en 2013) y podría comenzar a ser decentemente rentable (y pagar las pérdidas pasadas) con 25 millones de usuarios (podría ser a mediados de 2012).

Si solo consigue duplicar los ingresos por usuario free y llegar a un 4% de premium sin embargo necesitaría 45 millones de usuarios para cubrir costes con estos supuestos (que no valen demasiado pero son una pista). Está creciendo un 50% anual, de modo que llegaría allí si se sostiene a mediados de 2014.

Estos números a primera vista indican que Spotify necesita incrementar sobre todo los ingresos por usuario free e incrementar la cuota de usuarios de pago, porque si esos parametros no mejoran fuertemente le costará mucho tiempo y mucho más dinero alcanzar la rentabilidad (si llega a ella).

Me encantaría tener los datos internos al detalle para poder analizar mejor estos números.

Más en:

Itil y Cloud Computing

 

itil v3 cms

 

Una reflexión muy interesante sobre el impacto de las tecnologías “cloud” en la gestión de IT bajo ITIL (ITSM).

Estoy de acuerdo en el foco del artículo, el uso de Cloud Computing modifica algunos temas de gestión y cambia la relevancia entre ellos (en el día a día) como por ejemplo la gestión de la capacidad (¿no es infinita la capacidad ahora?).

Pero tal como dice el artículo no es cierto que ITIL o ITSM pierda su importancia o se pueda prescindir de la gestión. Aunque ciertos procesos sean más “de caja negra” y no tengamos acceso a los detalles su gestión es igual de relevante que lo era antes.

En mi opinión uno de los puntos débiles del cloud computing es precisamente el tema de la gestión de los procesos IT, ¿es nuestro proveedor cuidadoso en el modo en que nosotros lo seríamos?, ¿son los niveles de servicio y tiempos de respuesta en cada proceso los que necesitamos?, ¿qué ocurre si algo no funciona?.

El cloud computing es potencialmente de menor coste a mejor servicio (el mismo enfoque que ocurre en el outsourcing) pero eso no quiere decir que necesitemos ese nivel de servicio (podríamos estar sobrepagando) o que sea suficiente. La salida de servicios en la nube es compleja, no es sencillo construir nuevos sistemas en nuestras ubicaciones y no hay dos servicios equivalentes.

Tecnología obsoleta

No me puedo resistir de vez en cuando a traer una tira de Dilbert, haciendo clic en la imagen la pueden ver entera (a mi me parece graciosa).

Tecnologia ObsoletaSaliendo fuera del puro humor, este es uno de los grandes problemas de la tecnología. No pasa en el caso de los grandes proveedores (IBM, SAP, Oracle, Microsoft, etc..) que no tienen por costumbre dejar tirados a sus clientes, pero no toda la tecnologia utilizada por las empresas proviene de los grandes proveedores.

Por razones de coste, o porque adquieren los productos de nicho es muy habitual que estos casos ocurran, en el pasado cuando los sistemas operativos y bases de datos eran “más estables” en el tiempo (es decir, tardaban más en quedar obsoletos) esto no era preocupante, se mantenían “setas” en el CPD que funcionaban en plataformas muy arcaicas. Pero esto es cada vez más complicado, por motivos como la virtualización de sistemas, por la interacción entre los sistemas y los problemas de compatibilidad o por otros muchas causas.

No está clara la solución a este problema, posiblemente una mayor estandarización del desarrollo ayudase (los problemas de compatibilidad con cada cambio de navegador de internet son tremendos en las aplicaciones web) o una virtualización más conseguida (las máquinas virtuales tienen incompatibilidades entre sí con facilidad).

En cualquier aso, este es un post breve… 🙂 lo dejaré aquí.

Internet en el futuro

Internet ImageEn el blog de gurusblog podéis ver un interesante conjunto de gráficas sobre el futuro de internet de Morgan Stanley (no los reproduzco por posibles aspectos de copyrigth, pero están disponibles en el enlace).

Estas gráficas indican con claridad los cambios que está sufriendo Internet (y explican parte de ciertas discusiones con el tema de la neutralidad de la red).

Como resumen muy breve (aunque es mejor consultar las imágenes) se podrían resaltar los siguientes aspectos:

  • La velocidad de implantación de los dispositivos de Apple (iPhone, iPad) es exponencial comparada con el resto de dispositivos (aunque yo discutiría comparar la aparición de los primeros navegadores con la aparición del iPhone, antes del iPhone ya había productos parecidos aunque peores, para mi llego con parte del trabajo hecho).
  • Android y Apple van a alcanzar el 40% del mercado en poco tiempo, sobre todo a costa de Symbian mientras Blackberry se mantiene (cuando supuestamente era su competencia). La conclusión es que no han reemplazado el tramo “alto” de dispositivos, estos se han hecho en general mucho más potentes (y por ello Nokia ha perdido el paso).
  • En 2012 se venderán más móviles con acceso a Internet que PC. Para mi es consecuencia del anterior punto, en 2012 todos los móviles serán “capaces para internet” mientras Motorola y/o Nokia perdieron la década de los 90 con espantos como e-mocion los nuevos competidores han llegado justo para implantar la nueva ola.
  • En 2009 la diferencia entre tiempo invertido por los usuarios e inversión en publicidad es muy alta (el doble), pero para mi es porque los móviles son dispositivos muy difíciles de explotar comercialmente con anuncios, no porque haya “una oportunidad global”.
  • El acceso a las redes sociales se hace móvil. En Japón casi triplican el acceso desde móviles respecto de accesos desde equipos de sobremesa.
  • El coste CPM más bajo es en las redes sociales (sobre todo porque no explotan de modo tan eficaz como el resto el tema de la publicidad, en mi opinión).
  • El comercio por Internet y Youtube siguen creciendo a sus tasas habituales (a pesar de ello, youtube aún sigue sin ser rentable, así que ya no creo que podamos decir que es un problema de escala).

 

Cuando la tecnología arrolla un sector

Es sorprendente la ceguera del sector audiovisual, pero es que el sector editorial lejos de aprender va camino de superar las marcas pasadas: La tableta da alas al libro ‘pirata’.

En la noticia de El País se quejan amargamente del impacto en la copia no autorizada de libros con derechos de autor (a la que denominan “piratería”) pero al mismo reconocen que la culpa (en gran parte) es la pésima oferta, comparen las dos frases que mejor definen el artículo:

la venta de tabletas a nivel mundial alcance los 19,5 millones de unidades en 2010

Libranda esperaba tener una oferta de 8.000 títulos digitalizados a final de año y se va a quedar en la mitad

El coctel es evidente, ante un crecimiento brutal de dispositivos de lectura digitales, ¿esperaban que los usuarios los metieran en un cajón a esperar que la industría desee comercializarlos digitalmente? Han retrasado durante años la oferta de contenidos literarios digitales (posiblemente destruyendo las opciones de una industría  literaria digital española)  y ahora además se quejan de nuestra falta de respeto por la ley.

No defiendo la copia indiscriminada sin recompensar los derechos de autor, pero es que no dejan otra opción. Apple o Amazon disponen de dispositivos con un completo control de los contenidos, y se venden por toneladas, pero la industria en lugar de llegar a acuerdos para que los usuarios dispongan de los libros en esas plataformas han pretendido defender la industria de la imprenta y las librerías. Si yo tengo un dispositivo como el Kindle o el iPad donde puedo encontrar el libro que quiero en dos minutos y descargarlo la propia facilidad de uso compensa del precio a pagar. Si yo me he comprado un dispositivo de lectura que es muchísimo más cómodo para muchas cosas que un libro impreso quiero usarlo, si no puedo encontrar el libro para compra me lo descargo, ¿pretenden que lo descarguemos y pasemos a comprarlo después de leerlo tal vez?

Están quejándose de su propia incapacidad de adaptación, es cierto que la tecnología les perjudica y que las costumbres de los usuarios les penalizan, pero ellos no realizan el más mínimo esfuerzo.