Los mercados

A todos nos gusta culpar a alguien malvado que nos persigue, el hombre del saco, los gnomos de Zúrich o en su vertiente seria los mercados. Pero ¿quién es el mercado y porque se comporta así?

Pensemos en Lee, este honrado trabajador asiático ahorra un montón de dinero cada año porque su vida frugal y muy atareada no le da demasiado tiempo para gastar y además está mal visto, pero Lee no quiere dejar el resultado de su trabajo en un cajón, considera lógico invertirlo, para ello piensa en dos amigos suyos Kristos y Klaus.

Kristos es un funcionario con un alto nivel de vida, no gana demasiado pero pide prestado y se compra a plazos un buen coche, una casa, se va de vacaciones, etc.. en realidad gasta cada año un 110% de lo que ingresa, de modo que cada vez debe más.

Klaus es un mecánico de coches, como Lee trabaja de modo constante, pero quiere hacer crecer el negocio porque ve que hay mercado para montar otros dos talleres. Klaus le compra a Lee parte del material y trabaja para Kristos entre otros clientes.

Lee tiene 1.000 € ahorrados, durante estos años ha venido prestando a ambos 500 €, Klaus le da un poco más de confianza así que el préstamo es a un 1%, pero como desconfía de Kristos le exige un 4% que Kristos paga alegremente sin quejarse.

Este último año las cosas han cambiado, Kristos comienza a estar apretado por las deudas, ya que los intereses se comen gran parte de sus ingresos, para no tener que sufrir descensos en su esplendido ritmo de vida Kristos quiere este año 600 € prestados. Confía en seguir pagando sin problema durante mucho tiempo igual que hasta ahora.

Al mismo tiempo Klaus al que sus nuevos talleres le van perfectamente piensa ampliar más el negocio ahora que parece que es el momento. Le pide a su amigo Lee 600 € para abrir dos nuevos talleres en las provincias limítrofes, Klaus podrá pagar este préstamo en solo dos años gracias a una alta rentabilidad de su negocio y a que pone parte de la inversión con sus propios ahorros.

En realidad Lee obtiene más dinero de Kristos, pero cada día desconfía más que este pueda pagarle, de hecho lo que hace continuamente es pedir más prestado para devolver lo anterior. Está cerca el momento en que los ingresos de Kristos de un año no sirvan para pagar la deuda que debe pagar, con lo que el pago sería imposible.

Lee presta a Klaus 600 € de nuevo a un 1%. Llama a Kristos y le dice que solo le quedan 400 €, que le puede prestar como siempre al 4%.

Kristos monta en cólera, “¡no puedo vivir con ese dinero! ¡Para ello debería renunciar a mi coche! ¡Necesito otros 200 € de algún sitio!”

Tras unos días de discusiones, Kristos encuentra otro amigo de Lee, dispuesto a prestarle 200 € adicionales, pero al 5%. Kristos acepta. Ha encontrado la solución, llama a Lee y acuerda el préstamo de los 400 €.

Al año siguiente Kristos pide de nuevo 650 €, pero Lee y su amigo han hablado y se han dado cuenta de que les miente y la situación es imposible, tarde o temprano uno de los dos no cobrará porque Kristos apenas gana lo suficiente para el pago anual y sigue viviendo de los prestamos que incrementa debido a los intereses. Se sientan con Kristos y le explican que no es posible, primero porque ellos no tienen esos 50 € adicionales y porque no creen que pueda pagar, le recomiendan reducir su nivel de vida y aligerar deudas, Kristos se niega, “¡quiénes son estos tipos para decirme como debo vivir y cuanto debo gastar!”. Su idea es recurrir a un tercer prestamista para esos 50 € adicionales, pero este tercero, ya advertido sobre Kristos le dice que quiere un 10% de interés. Cuando Lee y su amigo conocen esto dicen que si a él le da un 10% ellos no aceptarán menos en adelante.

Kristos les insulta, les llama usureros, dice que son la causa de todos sus males, y les acusa con no pagar las deudas que ya tiene pendientes si continúan por ese camino. Además necesita urgentemente al menos 100 € para comer este mes.

Lee y sus dos amigos se niegan. Ven que tal como temían no van a cobrar sus deudas, y la única opción que le dan es que Klaus avale a Kristos porque él si es un cliente de fiar.

Kristos va a ver a su vecino Klaus, le dice que está en un apuro por culpa de Lee, se niega a prestarle y eso que siempre le ha pagado más intereses que el propio Klaus, Kristos no entiende como le pueden hacer esto. Le pide un aval, Klaus se lo piensa, pero no lo ve claro. Él paga menos intereses porque trabaja muy duro, y es evidente que Kristos pretende continuar viviendo por encima de sus posibilidades, como no quiere dejar a un vecino en la estacada le dice que podría avalarle para que pueda comer, siempre que reduzca el nivel de gasto que tiene para que sea una solución temporal.

Kristos de nuevo se escandaliza, “¡No he venido a que me des lecciones! Mi mujer no aceptará anular las vacaciones y vender el coche, viviríamos como pobres”, Klaus le dice que se lo piense porque no puede hacer más, que ya es un riesgo avalarle que solo asume por su amistad.

Kristos desesperado se lo explica a su mujer, tienen que vender el coche y anular las vacaciones, ella indignada porque desconocía completamente estar viviendo por encima de sus posibilidades, le pide el divorcio y se va a casa de sus padres. Le dice a Kristos que convenza a Klaus, Lee y los otros o no volverá a casa.

La vida de Kristos, perfecta hasta hace poco se ha vuelto un desastre, pero, ¿la culpa es de Lee (los mercados), de Klaus (su vecino rico) o incluso de su mujer?

Kristos es el único culpable. El divorcio inevitable y pasar tantos años de penurias como paso de excesos la única solución.

Salvo que tú, querido lector le quieras dar a Kristos un préstamo a bajo interés por el total de sus deudas acumuladas más una pequeña ayuda para sostener lo más posible su nivel de vida. No seas como Lee y Klaus, salvo que pienses que Kristos no es de fiar.

PD: Este artículo lo escribí el lunes pasado y estaba a falta de algunos retoques, hoy podríamos decir que Kristos podría ser Paolo o José. Y es cierto, José ya ha recortado sus gastos y no debería estar pasandolo así, el caso de España es ciertamente más complicado de explicar.

Anuncios

Una respuesta

  1. Esta muy bien redactado tu articulo lo disfrute mucho me recordó a un país o Grecia.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: