Hágalo y no se queje tanto

Aunque copiar está muy feo voy a copiar tal cual un fragmento que he leído reproducido en el blog Lo Pienso Lo Escribo.

¿Estás dispuesto a hacerlo?

“En un seminario en el que yo hablaba sobre el concepto de proactividad, un hombre dijo:

– Stephen, me gusta lo que dice. Pero las situaciones difieren entre sí. Por ejemplo, mi matrimonio. Estoy realmente preocupado. A mi esposa y a mí ya no nos unen los antiguos sentimientos. Supongo que ya no la amo, y que ella ya no me ama a mí. ¿Qué puedo hacer?

– ¿Ya no sienten nada el uno por el otro? – pregunté.

– Así es. Y tenemos tres hijos, que realmente nos preocupan. ¿Usted qué sugiere?

– Ámela – le contesté.

– Pero le digo que ese sentimiento ya no existe entre nosotros.

– Ámela.

– No me entiende. El amor ha desaparecido.

– Entonces ámela. Si el sentimiento ha desaparecido, ésa es una buena razón para amarla.

– Pero, ¿cómo amar cuando uno no ama?

– Amar, querido amigo, es un verbo. El amor, el sentimiento, es el fruto de amar, el verbo. De modo que ámela. Sírvala. Sacrifíquese por ella. Escúchela. Comparta sus sentimientos. Apréciela. Apóyela. ¿Está dispuesto a hacerlo?

En la gran literatura de todas las sociedades progresistas, se habla de amar, del verbo. Las personas reactivas hablan del sentimiento. Ellas se mueven por sentimientos. Hollywood, por lo general, nos convence de que no somos responsables, de que somos un producto de nuestros sentimientos. Pero los guiones de Hollywood no describen la realidad. Si nuestros sentimientos controlan nuestras acciones, ello se debe a que hemos renunciado a nuestra responsabilidad y que permitimos que los sentimientos nos gobiernen”.

Más en “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva“, de STEPHEN R. COVEY

Además de la aplicación para el caso descrito de las relaciones personales (que me parece muy inspirador), ¿Cuánta gente se queja en en las empresas de que no trabaja mejor porque no siente que la empresa le aprecie?

Anuncios

Aprovechando los ERE

Una interesante iniciativa de Nokia que comentan en el Blog Salmon es incentivar a los empleados incluidos en su proceso de ERE a crear sus propias empresas apadrinados por la propia compañía.

Como idea (sobre todo para Finlandia por su tamaño) es provechosa para ambas, los empleados despedidos (en un país donde no hay muchas empresas similares a Nokia) pueden continuar su actividad y Nokia podría beneficiarse de tener una serie de empresas cercanas que posiblemente acaben beneficiándola.

La dificultad de convertir ingenieros en emprendedores no debería ser olvidada, seguramente parte de ese apoyo debiera ser en forma de cooperadores con experiencia en gestión y gente que aterrice en el mundo real las ideas para evitar proyectos sin mercado (tal vez mi paso por el IE me penaliza, pero por dios, la gente con un MBA es útil, en serio). Pero es imaginativa y da una idea de la diferencia entre los países escandinavos y el mundo anglosajón y latino en cuanto a responsabilidad social corporativa.

El artículo se cuestiona si esto es posible en el caso de España, bueno, ha sido bastante habitual en otros sectores en el pasado, aunque la creación de empresas se ha limitado en ocasiones a seguir haciendo “por tu cuenta” el mismo trabajo a veces para la misma compañía como proveedor. El resultado ha sido más precariedad laboral.

El caso de Nokia podría ser diferente si sus empleados son capaces de crear empresas de ámbito global donde consigan crear productos que tengan entidad propia y no ser simples subcontratistas.

Exagerando la propia importancia

Tristemente real como la vida misma.

Cuantas veces vemos una empresa colapsada por unos pocos que consiguen dar más importancia de la necesaria a sus tareas, importancia que le roban a otros aspectos que son infravalorados.

Haría comentarios sobre algunos ejemplos, pero no quiero ponerme ácido… 🙂

Querida reunión

“A thank you note a day” Un blog muy recomendable para ver cada mañana.

Esta nota en especial me ha hecho sentirme muy representado…

Voy a imprimir varias copias, que el día de hoy se presenta duro.

Reforma laboral Vs Reforma Empresarial

En Nada es Gratis siguen comentando acerca de la propuesta de reforma laboral basada en el sistema austriaco. Ellos lo explican mucho mejor que yo, así que no añado nada, pero creo que además de reformar el mercado de trabajo se precisa reformar el mercado “empresarial”.

¿Han intentado averiguar alguna vez como crear una empresa y analizar los riesgos en los que debes meter? Yo si, lo mire para una idea de un amigo de una mini-punto-com, para empezar, salvo gestorías pagando no conseguí que nadie me diera explicaciones (llame a la cámara de comercio unas cien veces, jamás que cogieron el teléfono para darme cita). Además de eso, si te pones a analizar los fondos necesarios para lanzar el proyecto, además de las inversiones (imprescindibles) necesitas provisionar los fondos para salarios y para despidos si lo que lanzas es un proyecto que puede ir bien o mal (abrir una panadería es más predecible que una empresa novedosa).

Las pegas, los trámites y los riesgos son muy altos, de hecho el proyecto sigue durmiendo el sueño de los justos (y a mi me parecía interesante) porque entre unas cosas y otras al final para que compense el riesgo si no te sobra el dinero y no lo puedes asumir sin empleados (solo socios en su tiempo libre) el plan de negocio tiene que estar muy depurado, y para depurar el plan de negocio tienes que empezar a trabajar.

Yo creo que se debe empujar una reforma empresarial, porque las nuevas empresas y los emprendedores pueden crear empleo y riqueza (que falta hace). Yo propondría:

  • Poder crear una empresa nueva a coste cero, subvencionado o al menos que solo te cueste dinero si tras el primer año la empresa tiene actividad. El estado debe ayudar y las subvenciones solo se dan cuando la empresa ya existe.
  • Que los nuevos negocios tengan ayudas para eliminar riesgos si las cosas no salen, tener que provisionar despidos a base de más capital inicial es dantesco.
  • Que se creen viveros de empresas que te proporcionen servicios como sede, servicio de teléfono y fax, correo, etc.. a muy bajo coste o con préstamos pendientes de la viabilidad.

Hay muchas ideas en barbecho, y la gente que las puede poner en marcha puede que no lo hace porque las pegas echan mucho para atrás en un momento en que las cosas no animan a aventuras.

Relacionadas:

Empleado Vs Empresa unipersonal

Al leer este artículo de Marca Personal lo primero que he pensado es lo que plantea es una división clara entre los empleados.  En su blog Andrés plantea lo siguiente:

El rol de los nuevos profesionales con Marca Personal es el de microempresas que aportan valor. Si eres capaz de ser percibido como alguien que es capaz de

  • INCREMENTAR (Ingresos, beneficios, eficiencia, visibilidad,…)
  • REDUCIR (Costes, quejas, tiempo, riesgos,…)
  • MEJORAR (Productividad, servicio, moral, habilidades,…)
  • CREAR (Estrategias, sistemas, productos, negocios,…)

entonces no tendrás límites […] tu valor en el mercado lo vas a definir tú y no un burócrata en una entrevista de trabajo. En ese momento dejarás de pedir un empleo y empezarás a ofrecer un producto.

Estoy de acuerdo, alguien capaz de mostrar como aporta a su empresa las capacidades que se comentan es más valioso, está mejor considerado, obtendrá mejores compensaciones y posiblemente además le proporciona mejor remuneración.

¿Podemos todos intentarlo? Potencialmente si, pero en realidad yo creo que no, pongamos un ejemplo extremo, un buen neurocirujano, alguien que hace su trabajo eficazmente, que realiza una tarea valiosa, que es un perfil profesional complicado de encontrar y que tiene una habilidad y una formación personal elevadas.

¿Qué aporta a la empresa? Su capacidad técnica y su tiempo, y con sus tareas no puede aportar mucho más, ¿puede intentar mejorar la imagen de su empresa? No desde su quirofano, y no tiene sentido que deje de operar para convertirse en un aficionado al marketing, ¿puede reducir costes? Si ya hace las cosas de modo eficaz no, puede comenzar a trabajar como consultor interno de procesos, pero es que él es médico y no consultor de organización y lo que hace es valioso e irremplazable.

De modo que tenemos dos tipos de trabajadores, los que su función y sus capacidades les permiten crearse una “marca personal” en su empresa y los que su función y su valía realizandola le estrechan el marco de trabajo a unas tareas en las que aporta conocimiento y tiempo, siendo lo que Marx definia como un obrero (por cualificado y bien pagado que este).

¿Que aprendizaje se puede extraer? Que para poder desarrollar una “marca personal” en el futuro tienes que encaminar tu carrera a unas funciones laborales que te lo permitan. Hay decisiones que tal vez ya has tomado hace tiempo sin saberlo.