La crisis del cine

Aquí debajo la lista de películas más taquilleras en EEUU este fin de semana.

“Los pitufos” tiene un 30 sobre 100 (usuarios) y un 4 sobre 10 (críticos) en imdb.

Las críticas son para echarse a temblar, no hablamos de poca gente, 36,2 M$ son millones de personas que han pagado y salen estafadas del cine, al que acuden llamados por la publicidad (y cierta poca cabeza, no había que ser el más listo para temerse esto, pero ya no me quiero meter en eso).

¿Creen los directivos que esa gente se siente llamada a volver a ir al cine o piensa que para que te tomen el pelo que sea por perder un par de días descargando la película de Rapidshare o viéndola en cualquier servicio de streaming?

Francamente, acabaremos consiguiendo que nadie vaya al cine jamás ni pague, es lo único que parecen buscar.

Si no tienen ideas que se dediquen a cultivar trigo, que hay mucho mercado con la hambruna. Es que no me quiero ni imaginar encima el dinero que habrán invertido en semejante “creación artística”.

Aún recuerdo la cara de idiota profundo que tenía al salir de ver “Muertos de risa” del cine (si hubiera sido solo un poco mala al menos me habría dormido, pero la incredulidad me quitó el sueño). Creo que el taquillero se reía de nosotros mientras salíamos. Y hacía bien.

No se rían, que del canon que pagan y las subvenciones estatales algo de dinero irá para pagar “Los pitufos”.

La industria del cine se ha convertido en una experta en engañar al consumidor, debería ir al mismo saco que productos adelgazantes, videntes y programas del corazón. Pero su crisis no es culpa de ellos, es de las nuevas tecnologías.

Vamos a ser serios ya.

Anuncios