Facebook y 50.000 millones de dolares

Están locos estos romanos” si valoran realmente Facebook en 50.000 millones (por encima en España solo están Telefónica y Santander). Esta última valoración proviene de una nueva inyección de capital “500 millones de dólares de parte del banco de inversión Goldman Sachs y del grupo ruso de inversión Digital Sky Technologies”

No dudo que Facebook es un éxito tremendo y una empresa con un potencial importante, pero esta cantidad es ridícula, si ya comentaba que 4.000 millones por Twitter era salvaje esto va mucho más allá.

Estoy de acuerdo en que esto tiene toda la pinta ya de una burbuja inmensa, al respecto Enrique Dans (aunque no se pronuncia personalmente) da algunas pistas:

La reciente entrada de Goldman Sachs a esa valoración ha disparado las alarmas con respecto a la compañía, que muchos califican de burbuja… multiplicador de ingresos superior a las veinticinco veces, y más allá de ciento veinte veces sus beneficios.

Mi mayor duda proviene de la ampliación de capital, ¿Facebook aún necesita que le inyecten dinero mediante ampliaciones? Debería ser capaz de generar ingresos ya suficientes, que necesite 500 millones de euros de financiación y deba recurrir a inversores en lugar de deuda no es lógico en este volumen. Si mañana Telefónica, Santander o BBVA hicieran lo mismo sin un motivo como alguna adquisición parecería más una mala noticia que otra cosa.

La valoración se debe posiblemente a una inversión especulativa para la posterior salida a bolsa, si la comparamos con los 1.650 millones que se gastó Google en Youtube o los “miserables” 70 millones que cuesta Tuenti hacemos una idea de hasta que punto parece demasiado. A ver en que se gasta Facebook estos 500 millones, y a ver como genera un 20% anual de esa cantidad de beneficios adicionales que justifiquen la inversión.

Una nueva burbuja global de empresas de tecnología será el caldo de cultivo perfecto para que unos pocos se hagan muy ricos y para darle la puntilla a un sector que ya ha dado demasiados disgustos a los inversores en el pasado. A lo mejor todo este dinero se recupera cuando hagan la película de como se hundió… 🙂

Y recuerden, yo ya aposté porque Facebook podría ser America Online o Second Life…

Para más información y temas relacionados:

Anuncios

¿Estamos preparados para jugar con la localización?

Desde la discusión el foro privado del Insitituto de Empresa he llegado a este artículo de FT.com sobre las intenciones de Facebook de introducir geolocalización a sus aplicaciones.

El boom de la geolocalización proviene del amplio despliegue de terminales móviles que pueden aportar o aportan ya ese dato (iPhone, PDA, móviles última generación, iPad o incluso Kindle con su 3G).

Aunque hablar sobre la conducta de Facebook es una discusión de moda y muy divertida me voy a abstener porque creo que todas las posiciones son juicios de valor de cada cual, y es muy complicado hacer las cosas bien con el crecimiento y tamaño que tiene los señores de Palo Alto.

Centrandome en el caso de la geolocalización, se me ocurren pocos datos más privados que este, con esta información y un registro continuo se puede saber donde vivo, donde trabajo, a donde voy a comer, con quien me relaciono, con quien como (si están a su vez geolocalizados, mi hora de salir de casa, la de volver, donde paro a comprar o echar gasolina e incluso cuantos faltas al código de circulación cometo en cada caso. Hasta el hecho de apagar el terminal para desactivar la geolocalización temporalmente transmite la información de que en ese momento hacia algo que quiero mantener en secreto a alguien . Los ejemplos serían más sencillos una reunión en un competidor de mi cliente o de mis socios o una entrevista de trabajo con la competencia a mi jefe o una supuesta infidelidad a mi pareja. No solo es un problema de privacidad para mi, lo es para mi empresa, el listado de empleados y de sus proyectos estaría publicado en la práctica.

Además de la privacidad personal, el riesgo de ser candidato a un potencial fraude es muy elevado si se tiene acceso a estos datos, puedes conocer cual es mi banco sabiendo la oficina que visito, cuando no estoy en casa, cuando estoy de viaje e incluso sería fácil provocar un “encuentro casual” para comenzar un fraude más directo. El análisis de una cantidad suficiente de candidatos haría sencillo escoger la mejor victima para ser atacado. No es preciso pensar en los casos donde intervienen menores porque es evidente que los riesgos se multiplican.

En este aspecto (como en todos en tecnología) hay que entender que hay usuarios que pueden gestionar el riesgo conociendo las tecnologías y las amenazas perfectamente, pero el problema es que el porcentaje de usuarios que desconocen a que se enfrentan es muy elevado (no voy a entrar en si esun 20% o un 70%, da lo mismo hablamos de millones de personas en España en ambos casos). Por lo tanto para mi esto es un aspecto en el que deben luchar los reguladores y las empresas proveedoras.

Aspectos a regular.

¿Qué deberían hacer las compañías proveedoras y los reguladores?

Yo creo que unas posibles medidas serían las siguientes:

  • No permitir almacenar ni utlilizar los datos históricos de localización, limitar el uso a la ubicación actual. De ese modo se evita que se deduzcan datos de ese registro, la ubicación actual en si misma no es un dato tan facil de utilizar.
  • No se debe proporcionar a terceros, no debe ser utilizado en redes sociales o grupos de usuarios en común de modo general, Facebook puede proponerme algo o resaltar un dato o una invitación, pero no proporcionar a un tercero (otro usuario) mi ubicación para impedir que me identifique si yo no lo deseo.
  • Se debe controlar el uso que cada aplicación hace de este dato (al estilo de Apple con las aplicaciones del iPhone) y que un “certificador” controle que intenta hacer la aplicación. No se debe permitir el trasiego de los datos de ubicación originales sino exclusivamente los resultados de algoritmos de decisión conocidos.
  • Hay que evitar el uso por usuarios menores de edad, es evidente que en el caso de Internet es inviable, pero no es así en los móviles (que es donde de verdad el dato es relevante) de modo que al menos los móviles con capacidad de proporcionar geolocalización deberían venderse como “no apropiados para menores”, no podemos evitar que los padres les den a sus hijos el terminal de todos modos pero si informarles.