Nadie estaba mirando, nadie escuchaba, nadie decia nada

No ver, no oir, no decirA cuento de los posibles augurios a la llegada del fin del mundo tal como lo conocemos quiero hacer algunos comentarios.

Empiezo por aclarar que no me refiero a la llegada de una civilización extraterrestre en el 2012 tal como predijeron los mayas (e Iker Jimenez) para destruir nuestro mundo, a estas alturas a ciertos directivos y ciertos políticos eso les parecerá una buena opción, pero no lo creo.

Para leer mejor y con mucho más conocimiento pueden recurrir a Krugman, a Felix Salmon o a Roger Senserrich que se dedican más y mejor que yo a hablar de economía y del fin del mundo conocido. Básicamente y resumiendo detrás de las hipotecas basura aún queda potencialmente porquería suficiente para destruir el sistema financiero americano (y supongo que el europeo) y hacer que todos podamos llegar a desear ser obreros chinos esclavizados pero al menos con trabajo. EEUU podría ser Irlanda o Islandia, escojan la tortura que prefieran como decía el chiste.

Que ha pasado

Al parecer los banqueros que diseñaron la famosa titularización de las hipotecas ninja no solo estaban creando una bomba de relojería económica y alimentando una burbuja sino que además lo hacían con premeditación, descuido de la viabilidad de su propia empresa, intención de estafar y una incompetencia increíblemente lograda. De las dos primeras ya teníamos conciencia como se demostró con el caso de Lehman, pero las otras dos son las golosas novedades que nos aparecen hoy en día.

Es posible que los compradores de los CDO puedan demostrar que los vendedores sabían que vendían créditos de baja calidad (incobrables) y lo ocultasen de modo intencionado para obtener beneficios, no se ustedes, yo cuando cometo delitos procuro no describirlos en los correos electrónicos a mis responsables, pero al parecer en Wall Street eso es práctica habitual. Será que comenten muchos y eso hace que se despisten a veces. Pero además es que las titulaciones están tan mal hechas que hoy en día los bancos no saben quién tiene el derecho de embargar una casa si el crédito no se paga, en los enlaces pueden ver casos incluso divertidos.

La gestión empresarial

A donde yo quiero ir es a la gestión empresarial de todo este caos. De acuerdo, en las empresas tenemos a un montón de estafadores, incapaces y sin escrúpulos ni el cerebro suficiente como para limitarse a un delito que les haga ricos sin hacer reventar el mundo (lo que les garantizaría que alguien se de cuenta de que ha pasado algo). Bueno, la selección de personal ha pasado por momentos mejores que esta última década, no había suficiente personal y se abría la puerta a gente que no habrías contratado de haber podido elegir. No podemos evitar que esto ocurra, pero:

  • ¿Dónde estaban mirando los directivos de los bancos mientras una manada de estafadores idiotas salidos de una versión de Wall Street dirigida por Woody Allen estaba aniquilando su empresa? Supongo que viendo como engordaban sus bonus empresariales con las actividades de la manada de idiotas.
  • ¿Dónde estaban mirando los accionistas de los bancos mientras los directivos que han dejado en el banco permitían a los estafadores idiotas actuar? Entiendo que regocijándose de como crecía el valor de sus acciones en bolsa y dejando el trabajo de mirar a los directivos.
  • ¿Dónde estaban las auditoras y las agencias de rating mientras los bancos envolvían basura con sus informes favorables? Es injusto culparles, es evidente que no todos los empleados idiotas ni todos los directivos avariciosos lograron colocarse en la banca.
  • ¿Dónde estaban mirando los demás empresarios no involucrados en la banca mientras la banca cocinaba el fin del mundo conocido? Pues apalancando sus balances hasta el límite gracias a la orgía de crédito barato e ilimitado creado por los banqueros y llamando a sacar el capital propio del pasivo de las empresas “creación de valor para el accionista” en lugar de “debilitamiento de la compañía”. Ahora que hay que desapalancarse (o lo que es lo mismo volver a meter como capital el dinero que sacaron como beneficios para que los accionistas lo pusieran en comprarle CDOs a la banca) lo que hacen es regalar la empresa a nuevos inversores y a eso no le llaman “crear valor”, al menos no en público.
  • ¿Dónde miraban los reguladores del mercado? La FED, la SEC, el BCE, la CMNV y las demás toneladas de funcionarios que se supone que trabajan precisamente para evitar todo esto y avisar de los posibles problemas, bueno, uno no habría podido crear una burbuja descomunal de verdad sin el apoyo de Alan Greenspaan (algunos lo llamarían cómplice del delito) pero es evidente, cuando los bancos y las auditoras completaron sus plantillas los idiotas y avariciosos restantes corrieron a pedir una plaza de funcionario supongo. La idiotez es un material infinito en el universo.
  • ¿Dónde estaban mirando los políticos mientras los accionistas demasiado vagos y los directivos demasiado avariciosos dejaban que los empleados demasiado idiotas manejasen el cotarro? Bueno, explicando que el crecimiento económico desatado por la burbuja era mérito suyo a los votantes obviamente. Ahora pasan el rato explicando que la crisis no es mérito suyo, pero si el crecimiento fue gracias a ellos sus consecuencias entiendo que también.
  • ¿Dónde estaban mirando los votantes y los ciudadanos? ¿son los inocentes de la crisis? ¿son los paganos? No, son los que pedían las hipotecas basura que no podrían pagar nunca cuando se parase la fiesta, compraban segundas viviendas en lugares desconocidos como inversión, adquirían coches mejores ampliando sus préstamos por encima del coste razonable de su propia primera vivienda, pedían trabajos en los bancos, auditoras y reguladores o trabajaban en empresas que les daban servicios a cambio de parte de los enormes sueldos de los idiotas, los avariciosos, los vagos y los políticos que afirmaban que todo era gracias a sus ideas. La prueba es que “cayenne en venta” tiene 258.000 entradas en Google a día de hoy.

Lo sé, usted que está leyendo este texto cree que no es culpable de todo esto. Que es la víctima y el pagano inocente, que todos los demás son los culpables tal como digo pero su caso es diferente. El siguiente que lea este artículo dirá lo mismo, pero le meterá a usted en el saco de los culpables, no lo dude.

Ya lo dijo la Biblia

Ciertamente el clamor … a es grande, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo.

Si hallo … cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré todo el lugar en consideración a ellos.

Quizás se encuentren allí diez (Dijo Abraham con tan poca fé como yo en encontrar 50 hombres justos)

Y respondió dios : —No la destruiré en consideración a los diez.

Génesis (1:18:16 – 1:18:33)

Ya saben como acaba, ¿no? Yo no doy mucho por 10 hombres justos en Wall Street, de modo que será arrasado por las llamas del señor de un momento a otro. 🙂

Y nos merecemos lo que viene, todos somos culpables del pecado.

PD: Es un artículo con cierta mala leche, no se lo tomen al pie de la letra, tal vez el mundo no se acabe, simplemente volvamos al medioevo.

Actualizado:

  • Explica el problema legal (bastante bien como siempre) en Nada es Gratis porque al parecer es debido a que los jueces no admiten el traspaso de las hipotecas del modo que se ha hecho.
  • A través de NG llegareis a http://rortybomb.wordpress.com/ donde hay un gráfico que explica el problema de deshacer el enredo con notable claridad.

Gestionar por hitos estrictos es una equivocación

Hace una semana era 30 de Junio, fin de trimestre, fin de semestre, para la función comercial si tienes relación con venta de hardware o software es algo similar a un alineamiento de planetas para un astrólogo.

Como es habitual los últimos días se pasaron presionando a los clientes para obtener algunas firmas, recibiendo presión de los partners, haciendo amenazas veladas de subida de precios por parte del fabricante (algo de muy mala educación, no entiendo porque los fabricantes de software creen que el chantaje sirve de algo) o haciendo desesperadas ofertas de descuentos adicionales (un error tremendo, porque enseñamos a los clientes a guardarse el pedido hasta el último día a ver que cae del cielo).

El último pedido lo emitimos a las 23.30 del día 30 de Junio, no es un record, es una situación habitual.

La gestión de los presupuestos por hitos es un error común en clientes y proveedores. Y es un error que proviene de darle más importancia al reporting que a la gestión de la empresa.

Los directores generales tienen que pedir la información agrupada temporalmente, y el trimestre es una medida razonable. Así que los informes de ventas suelen ser mensuales o trimestrales y la revisión anual el máximo ciclo de análisis utilizado. Pero los informes son una herramienta, no el fin de la compañía, el fin de la compañía es la optimización de la rentabilidad, ¿verdad?

Sin embargo la gestión por hitos va en la dirección contraria, para proveedores y para clientes. Veamos por qué:

  • En el caso de los proveedores es evidente, presionar al cliente para una fecha determinada es incómodo para ambos, pero en realidad querer cerrar los acuerdos lo antes posible es positivo, así que presionar con el fin de trimestre es incluso conveniente. Pero hacerlo a costa de ofrecer descuentos comerciales temporales (lo más habitual) es tirar piedras contra tu propio tejado. En ocasiones es una negociación que se habría producido de igual modo pero en otras es únicamente por acelerar el pedido. El resultado es que por no esperar dos semanas a la decisión del cliente le “regalas” un porcentaje de la venta que es beneficio neto.
  • En el caso de los clientes parece que la gestión por hitos de los proveedores les beneficia ya que se ahorran los descuentos ofrecidos, pero ellos mismos gestionan presupuestos temporales y en ocasiones “consumen” el restante en adquisiciones que no responden a una necesidad clara (anticipación de compras como mucho). El perjuicio de estas compras sin destino es muy elevado.

Recuerdo una entrevista a uno de los presidentes del Banco Popular que decía que ellos habían eliminado los presupuestos (de ventas y de compras) porque no funcionan como herramienta, se trabaja mejor buscando el óptimo en cada instante. Cuando he trabajado para empresas “con dueño” que no tienen que presentar a los bancos resultados financieros no pensábamos en presupuestos y no se producían estos errores, importaba obtener ventas y maximizar la producción, pero no te presionabas más el 30 de diciembre que el 12 de Octubre. La presión era sostenida y con el objetivo siempre en el medio plazo.

No propongo eliminar los cálculos mensuales o trimestrales, pero las ventas del 1 al 30 de Junio no importan más que las ventas del 12 de Junio al 12 de Julio, recuerdo una reunión de ventas con mi director general (de aquel lejano 2003) un día 26, nos echo una bronca bestial porque las ventas estimadas para lo que restaba del mes en curso eran muy bajas. Hablando de proyectos de consultoría de ciclo largo preguntar por las ventas de los próximos siete días es desolador.

A pesar de esto, se que clamo en el desierto, los ciclos de análisis están tan extendidos que te ves forzado a adaptarte en parte al menos.

No es tanta la distancia Tecnología-Política

Se acusa mucho a los políticos de “analfabetismo tecnológico”, en este post de Enrique Dans por ejemplo donde afirma “La distancia entre una clase política anquilosada y un panorama tecnológico que se mueve cada día más rápido se incrementa día a día, cuando debería ser justamente al revés. Está claro: estamos gobernados por auténticos desfasados en lo que el ámbito de la tecnología se refiere.”

No esta el patio para defender a la clase política, y menos a la europea desde luego, pero no es la aplicación de la tecnología el ejemplo adecuado para quejarse de ello.

A los políticos les gusta más la tecnología y presumir de dospuntocerismo que a un tonto un caramelo, los ayuntamientos invierten mucho dinero en proyectos de web, blogs, twitter y similares, porque lo equiparan a un medio de comunicación y ya sabemos lo que le gusta a un político tener un medio de comunicación, sobre todo si no lo paga él.

Los ayuntamientos invierten más en Internet y tecnología que las empresas de similar facturación en España, y lo hacen peor porque constantemente repiten proyectos de un ayuntamiento o CCAA a la otra. Una cosa es cierta, lo invierten muy muy mal en muchas ocasiones porque los proyectos los empujan los políticos (“quiero que todos los trámites se hagan online en doce meses” es una frase atribuida a un ministro y un presidente autonómico de dos partidos diferentes) y no los promueven los técnicos basados en conceptos como ROI o mejora de calidad. Se aplica tecnología por aplicar tecnología.

¿Y el uso de dispositivos?

Los parlamentarios tienen iPhone, iPad, Wifi, 3G, costosos equipamientos de salas y terminales, y mucho antes y mucho más que en la empresa privada. En el caso que Enrique Dans usa de ejemplo el parlamentario sube con su iPad al estrado, no veo en la junta del Santander o del BBVA a su CEO o su junta directiva ir con un iPad y son empresas ejemplares en la aplicación de tecnología de modo rentable y competitivo (por eso no se gastan el dinero en comprarse el último juguete de consumo).

Hay un tema que si es cierto, los políticos legislan sobre la tecnología mal, pero no es por desconocimiento sino por presiones de los lobbies empresariales o intereses electorales, ocurre con la tecnología, ocurre con la energía, ocurre con el transporte.

Personalmente, preferiría que los políticos no se dediquen a gastar dinero en tecnología para probar juguetes, para apuntarse el tanto de ser la administración más “moderna” o para tener el premio al más dos punto cerista. Y menos con la que está cayendo.

Sobre el caso de Getafe y su “liderazgo” en comunicación online, intenten saber cuando van a cortar una calle por un evento, dónde hay obras o solicitar la recogida de un mueble. Se lo digo yo, no funciona, no se en que gastan ese dinero, pero en eso les juro que no. Y en eso estaría justificado.

El mito de medir para gestionar

Este es un artículo subversivo basado en este artículo (“Great myths of ITIL #1: “You can’t manage what you can’t measure“) y ésta discusión en un grupo de LinkedIn. Y como es subversivo puede comenzar con un chiste.

Un hombre con un reloj siempre sabe que hora es pero un hombre con dos relojes nunca está seguro.

Hay un mito que hemos vendido los consultores (yo también he pecado) y es la frase “Lo que no se puede medir no se puede gestionar”. En teoría cuanta más información posees más precisa será la decisión que tomes, ¿alguien lo duda? es algo evidente, pero eso es cierto siempre que tengas tiempo infinito para analizar información y la información tenga coste cero. Pensemos en un examen de bachillerato, si en vez de proporcionar los diez datos que necesitas para resolver el problema te proporcionan cien datos (muchos de ellos redundantes o no relacionados) ¿es más fácil resolver el problema o más difícil? ¿es mejor la solución?

No siempre es mejor tener más información, necesitas más tiempo para analizar toda la información y si no dispones de ese tiempo y si seleccionas el conjunto de datos que no es el adecuado seguramente la solución propuesta será errónea. De modo que podemos afirmar que no siempre más información o más mediciones es más óptimo. Recuerdo que un profesor en la universidad de teoría de seguridad definió problema como algo “que debe ser resuelto en un tiempo finito” ya que si disponemos de tiempo infinito podemos esperar que se  resuelva solo en algún momento.

¿Podemos gestionar sin medir?

Gestionamos sin medir cada día, miles de cosas, continuamente, gestionamos por “sensaciones” que es lo mismo que decir que gestionamos en base a la experiencia, el cerebro humano no es numérico, no precisa un dato concreto para tomar decisiones.

Algunos ejemplos de decisiones que no se basan en mediciones son:

  • Hacer dieta, no hacemos dieta porque nuestro peso sobrepasa en un 15% el peso idóneo, hacemos dieta cuando “nos sentimos” gordos. No necesitas una bascula para saberlo, un espejo te vale, eso no es una medición y la decisión varía entre verano e invierno, o antes de la boda y después.
  • Ir al médico, nadie va al médico porque tiene el colesterol por encima de 120, el hierro bajo o una rotura fibrilar de 2,2 cm en el cuadriceps derecho. Vas al médico porque “te sientes mal”.
  • Elegir amigos, conoces dos personas en un viaje, y sin datos aparentes una de ellas y tú decidís que podéis ser amigos y continuais en contacto y con la otra no.
  • Conducir un vehículo, la frase “se cambia de marcha cuando lo pide el coche” es la primera discusión de todo aprendiz que afirma que a él “no le pide nada” y pretende mirar el cuentarevoluciones, pero ningún conductor experto cambia mirando el cuentarevoluciones, lo hacemos en base al sonido del motor, la necesidad de potencia en ese instante y el trazado de la vía, todo ello sin “mediciones” exactas.
  • Abrigarse, ¿alguien se viste en base a un termómetro? es evidente, nos abrigamos más o menos por “la sensación térmica” y no por el dato de temperatura.
  • Alimentarnos, una decisión como “hace 2h 15 minutos que ingerí 1.150 calorías y debo alimentarme de nuevo” es absurda, te alimentas porque tienes hambre.

Evidentemente, tomamos decisiones sin realizar medición de datos continuamente, ¿solo en nuestro entorno personal? Veamos ejemplos de decisiones laborales que no están basadas en mediciones, están basadas en la experiencia del gestor para decidir sin necesidad de medir:

  • Escoger a quién le encargas una tarea, un buen gestor conoce su equipo y “sabe” quién es la persona adecuada para un trabajo, a veces considera la carga de trabajo, la formación como factores secundarios, pero la decisión se hace sin parámetros medibles.
  • Elegir clientes objetivos, no me refiero a “análisis de mercado” como puede hacer para saber cuanta gente podría comprar Leche Pascual sin Lactosa donde si se cuantifican los clientes, hablo de empresas como la mía, compañías de servicios, empieza el año y escoges diez o veinte clientes objetivo, ¿porqué BBVA y no Popular? ¿porque Enagas y no Endesa? He visto intentos de tomar la decisión basada en la facturación de cada empresa, de su gasto en TI o del número de contactos que conoces dentro de cada compañía (¿tener 28 contactos es significativamente mejor que tener 12? ¿O realmente importa más la relevancia de los mismos?).  La elección la hace la dirección comercial basándose en su experiencia.
  • Escoger nuevas líneas de negocio, aunque tengamos el dato de “Gartner afirma que el mercado de BI crecerá un 18%” la decisión de invertir en capacitarte para dar servicios de BI se basará en un montón de “sensaciones” basadas en la experiencia del gestor que toma la decisión, en caso contrario todas las empresas harían lo mismo.
  • Decidir qué áreas de tu empresa necesitan mejoras, cuando una empresa quiere implantar mejoras no obtiene un dato indicador del desempeño de cada departamento para decidir que departamento debe ser modificado, un gestor que conoce su compañía “siente” donde está el problema. Habrá quien puede lanzar a cada departamento a realizar estudios de grado de mejora y coste de implantarla para realizar una comparación, pero no creo que sea la idea apropiada.
  • Escoger socios e incluso romper alianzas,es una decisión vital para una compañía y no se hace por motivos que sean cuantificables.

La utilidad de la medición es relativa

  1. Medir por si mismo no aporta nada. En segundo curso de mis estudios universitarios teníamos una asignatura llamara “Planificación y Explotación de Sistemas Informáticos”.  Cuando resolvimos el primer problema, obtuvimos como resultado que el sistema informático analizado daba como resultado 3.2 y diez segundos después mi compañero de pupitre preguntó “¿Es bueno o malo ese 3.2?” La respuesta del profesor fue que 3.2 por si solo no es bueno o malo, es solo el resultado.
  2. El problema de “la constante K de excel”. Todo sistema de medición en un momento determinado recurre a constantes para obtener un resultado a partir de datos sin relación entre sí. La satisfacción del cliente es la suma de veinte por la desviación media en días de la fecha de entrega de los proyectos menos quince por la cantidad de errores totales.

No pretendo decir que la medición de parámetros de desempeño sea inútil, es evidente que medir es importante y hay indicadores cuyo cálculo simplifica mucho el proceso de elección de ciertas decisiones. Pero ni todas las decisiones exigen medición, ni todas las mediciones son posibles.

¿Puede la ISO 27001 llegar a ser de obligado cumplimiento?

Uno de los temas de los que quiero hablar en el futuro es de la norma de seguridad ISO 27000 y su aplicación, para mi gusto una de las áreas que más puede aportar a las compañías en el futuro por el tremendo margen de mejora que hay en los conceptos de seguridad y gestión del riesgo (en tecnología pero sobre todo a nivel corporativo) que su aplicación aporta.

Hemos tenido múltiples ejemplos en el pasado reciente de empresas que han gestionado mal el riesgo y cuyas consecuencias son enormes (Lehman Brothers, Bear Stearns, Martinsa) aunque lo más comúnmente comentado es una mala gestión empresarial (que posiblemente la hubo) sobre todo para mi hay una pésima gestión del riesgo asumido por las compañías debido a malos procedimientos y a una mal control de la información.

Este artículo (que he encontrado viendo el portal  http://www.iso27000.es/ comenta los pasos que se están dando en algunos países hacia convertir la ISO 27001 en una norma de obligado cumplimiento, además da un dato que a mi me parece notablemente interesante (por la cuenta que me trae el uso de la tecnología)

Las organizaciones con mayor grado de desarrollo en IT GRC –o GRC de las Tecnologías de la Información- superan la media de ingresos en un 17%, que se traduce en un 13,8% más de beneficios.

Yo no veo que a corto plazo la ISO 27000 se convierta en norma legal en la Unión Europea salvo para el sector público (que no le iría nada mal), pero desde luego creo que si tu empresa quiere sobrevivir y competir a medio plazo necesita dos cosas: Un uso intensivo de tecnologías de la información y una adecuada gestión del riesgo y la seguridad.

Tal vez las TI y la ISO 27000 no sean obligatorias, pero desde luego son tremendamente recomendables, ya sabemos que las inversiones se están recortando porque los beneficios están más ajustados, los riesgos son elevados, pero si las TI mejoran los beneficios y la seguridad es primordial para sobrevivir, ¿a que espera para dar los pasos que mejoren su cuenta de resultados y disminuya sus riesgos?