El cine, la ley Sinde y los derechos de autor

He hablado poco (aquí) de la famosa polémica de la ley “Sinde” porque es un tema demasiado controvertido en el que la discusión tiene un aterrador nivel de simplismo en general. No es el tipo de temática que me interesa para este blog.

Estoy a favor de que exista un mayor control sobre los derechos de autor en Internet, no creo que se deba permitir que terceros se lucren con el trabajo de otros y creo que los usuarios deben ser conscientes de que hay que pagar a los creadores y a la industria detrás de un producto, tanto en cine o TV, como música o software. Esta famosa ley era un primer y torpe paso en ese camino, manifiestamente mejorable pero el actual estatus quo no es realista ni permisible.

Voy a hacer un breve comentario sobre este tema, alejado de la discusión general (puede que entre en ella más adelante en otro artículo). Y es respecto de la sostenibilidad del modelo de negocio del cine. Mientras el negocio de la música está dirigiendo su esfuerzo para captar ingresos al directo el software se dirige el juego online o a la conexión continua al servidor de actualizaciones en el caso de aplicaciones.

En mi opinión el modelo de negocio del cine tiene un problema de costes insostenible, es cierto que además de eso tiene un problema de lucro cesante, de uso indiscriminado de su obra y de “pirateo”. Pero el cine (como los bolsos de marca, la ropa deportiva, la música y muchos otros) siempre ha tenido un problema con las copias ilegales.

Analicemos un ejemplo. En 1996 Amenabar rodó Tesis por 116 millones de pesetas, (0,68 millones €) y en 2009 rodó Agora con 50 millones de Euros. La primera recaudó 2.6 millones y la segunda 44 millones de dolares (entiendo que aún falta recorrido de explotación en el dato que presenta la wikipedia). Mientras que con 0,68 millones Amenabar hizo una estupenda película que te mantenía pegado al sillón, con 50 hizo una película que al menos a mi me tienen que mantener pegado al sillón para ver.

Entiendo que el cálculo es tramposo, Tesis ganó mucho en porcentaje pero poco en neto, si Agora recauda 60 millones a lo largo de su explotación habrá dado más beneficios, por no decir que en su coste está el beneficio (entiendo) el propio Amenabar y los actores.

Podemos analizar las estadísticas de películas más pirateadas este último año, en muchos casos las más pirateadas han dado grandes beneficios (Avatar, Shutter Island, Iron Man 2) pero podemos ver que las que se han visto “impactadas” por un gran número de descargas y han dado perdidas donde tienen el talón de aquiles es en sus costes. Sus productores pueden alegar que el acortamiento del ciclo de amortización que producen las descargas (el que se la baja ya no la verá en TV o no comprará/alquilará el DVD) es que les mete en pérdidas, podría ser cierto, pero que el ciclo de ingresos del cine se ha acortado durante los últimos 50 años es una realidad evidente, Superman llegó a televisión muchos años después de su estreno, igual que La guerra de las galaxias, hoy en día las películas llegan al DVD antes de un año después de su estreno y a la televisión en abierto en tres años aproximadamente. Por lo tanto hay que recoger beneficios antes.

¿Son precisos los brutales presupuestos actuales en el cine?

Si analizas en detalle los costes de una película una gran parte de ellos en muchos casos son unos sueldos inflados al exceso para las megaestrellas que te “garantizan” éxito en taquilla (la garantía en muchos casos no llega a demostrarse), otra parte es el pago de derechos (como los personajes de Marvel o los derechos sobre novelas) y una parte adicional el uso de tecnología. Luego hay otro porcentaje brutal de coste de promoción, analicemos por separado cada una de esas líneas, dejo de lado los costes de producción porque los considero “inamovibles” por facilitar el estudio.

  1. Sueldos, siguiendo con Agora, aunque no he encontrado el sueldo es posible que Rachel Weisz fuera una de las partidas relevantes del coste de la película porque ya era una actriz con Oscar en aquel momento. No usaré el argumento simplista de que no era necesaria, pero lo que si parece evidente es que podría establecerse el salario de los actores de modo variable como se hace en todas las empresas con los puestos de mayor nivel salarial. No tengo nada en contra de que Rachel Weisz o Cristiano Ronaldo ganen barbaridades de dinero si los generan, pero no comprendo como los directivos que negocian esos salarios no lo hacen en base a variables. En muchas películas estadounidenses el caché de las estrellas es un 20% del presupuesto inicial, y suele ser mayor que las pérdidas finales en muchos casos. Las actrices mejor pagadas rondan los 15 millones de dolares y los actores por encima de 20 millones de dolares. Una película mediana de presupuesto está entre 80 y 100.

  2. Compra de derechos, si vemos el caso de The Spirit, vemos que costó 60 millones y recaudo 20. No he encontrado referencias del precio de la compra de los derechos, pero viendo la subida de Marvel como empresa después de la moda de llevar al cine todos sus comic podemos suponer que es una cantidad muy elevada. De nuevo, el problema no es el precio en si, sino que no sea un riesgo compartido, el poseedor de los derechos los vende al mejor postor, y que luego este haga lo que quiera con la película. Un modelo donde se compartan riesgos y beneficios evitaría perdidas en el producto final y además nos evitaría (posiblemente) productos como este. En todo caso, es asumible que el precio pagado por los derechos de esta novela gráfica no ha sido un acierto.
  3. El coste la promoción, el marketing tiene dos objetivos, uno es conseguir que más gente se interese por una categoría de productos y otro que entre la gama de productos compre uno concreto, es decir, haciendo marketing de películas se incrementa la cantidad de gente que va al cine, y puedes conseguir que vean concretamente la tuya. Pero en la suma del mercado llega un momento que el coste en marketing solo consigue crecer unos a costa de otros, no está mal, es simplemente competencia, pero cuando un mercado llega al punto de que se canibaliza a si mismo porque los productores invierten dinero para provocarse perdidas entre sí el problema es más estructural que de los consumidores. Este caso es notable en el cine, es la guerra comercial entre si con unos presupuestos de marketing que alcanzan el 50% del coste del producto lo que lleva a muchas películas a perdidas. No pretendo decir que se alcancen acuerdos contra la competencia, pero si quiero decir que el problema es interno al mercado del cine, y no causado por agentes externos como la piratería o las descargas sin pago. Cuando la cantidad de películas en pérdidas por un exceso de inversión en marketing sean demasiadas el propio mercado se corregirá.
  4. Tecnología. En 1995 Kevin Coster rodó Waterworld por 175 millones de dolares. El desorbitado presupuesto tuvo como causa una equivocada apreciación de la tecnología de rodaje en el mar. Avatar costó 237 millones en comparación, la primera película es un ejemplo de fracaso cinematográfico por el desmesurado coste, siendo este un caso muy evidente hay muchas ocasiones en que los productores intentan utilizar las últimas tecnologías con un coste superior pero esa inversión no repercute en la calidad del producto final, mientras Cameron consiguió sacar provecho de su inversión salvaje en la película de mayor recaudación de la historia otros simplemente tiran el dinero. La mujer de Cameron por el contrario tomó el camino contrario y con solo 15 millones rodó En Tierra Hostil.

Resumiendo, aún dando por cierto que la descarga de contenidos y la piratería presionan el ciclo de ingresos en el cine, la realidad es que la estructura de costes de las películas están muy mal estructuradas en comparación con otros sectores productivos:

  • Hay proveedores que ganan inmensas cantidades de dinero (actores y propietarios de derechos) sin correr riesgos conjuntos con el producto final, incrementando el coste fijo de la producción y provocando en muchos casos las pérdidas.
  • Hay una canibalización interna entre los competidores (que solo causan ellos) por la que invierten desmesuradas cantidades de dinero en marketing para robarse unos a otros los clientes sin incrementar el mercado total. Es el equivalente a que Nokia, Motorola y Sony hubieran puesto la inversión en marketing de sus teléfonos en lugar de en I+D para nuevos modelos.
  • Hay una pésima estimación de retorno del uso de la tecnología, los directores insisten en gastar dinero para usar lo último sin que eso repercuta en el consumidor, Woody Allen gastó 15 millones de dolares para rodar “Si la cosa funciona”, en los primeros diez minutos aprecias que no hay un solo gasto de más, pocos escenarios, nada de efectos, poco maquillaje, en realidad haber gastado 30 millones más y haberla rodado en zonas céntricas de Manhattan no habría añadido nada a la película.

La industria del cine puede pretender que su problema está en la gestión de los derechos, pensando que puede llegar a exprimir más sus productos, la realidad es que el dinero que recibe la industria es muy elevado y es difícil pensar con lógica que los consumidores podemos invertir aún más parte de nuestros recursos al consumo en entretenimiento en cine (sobre todo con la brutal competencia de las series de TV, HBO da mejores productos que el cine desde hace años). Si no reconvierten su industria adaptando sus costes y su estructura de riesgos ninguna ley de copyrigth conseguirá salvarles.

Creer que Jonan Hex recuperará los 50 millones que costó evitando las descargas es ilógico.

 

Anuncios

Chrome OS y Android se solapan

No solo es que lo dijese yo hace unos días sino que también lo cree un importante exempleado de Google (Paul Buchheit):

Predicción: Chrome OS será asesinado el año que viene (o fusionado con Android)”

Yo me refería más a la existencia de netbooks, tablet y telefonos super complejos, pero puede que sea más exacto referirse a su interior más que a su apariencia, ¿tiene sentido desarrollar tres plataformas diferentes para uso tan similares?

Puede que en referencia al hardware puedan convivir las tres categorías pero para ello será preciso que desarrollar aplicaciones y herramientas para todas ellas no sea triplicar el coste, para hacer aplicaciones móviles, juegos o utilidades de usuario (agendas, etc) y que tengan éxito será conveniente que ya que existen varios fabricantes de SO (aunque Google y Apple parecen los líderes a futuro para disgusto de Nokia, Blackberry o Microsoft) las aplicaciones puedan ser compatibles o muy similares que solo requieran alguna adaptación de pantalla o dispositivos de entrada.

En realidad es posible que Google Chrome OS haya tardado demasiado en llegar y sea otro proyecto de Google el que lo mate gracias a un mejor desarrollo.

El error de la publicidad online: Matar la atención

Una interesante reflexión sobre los problemas de rentabilizar la publicidad online de Seth Godin: “Once you overload the user, you train them not to pay attention”.

Las herramientas de bloqueo de publicidad como AdBlock han nacido precisamente de esa sobrecarga de imágenes, cuando llega un momento que se convierten en molestias el usuario acaba primero por no atender y luego por anularlas.

Los medios digitales (o las ediciones online de los medios tradicionales) creyeron que podrían añadir publicidad constantemente hasta convertirse en rentables, poner enlaces intermedios para acceder a los artículos, en definitiva saturar al lector, acabo de comprobar en la portada de uno de los periódicos online de España, hay 12 anuncios, varios de ellos además cambian según lees la portada, la página además ocupa varias pantallas (de modo que los anuncios cambian pero no se ven) y tiene un considerable peso de descarga.

Al final lo que consiguen es que el usuario se aleje de las páginas de los medios y recurra a agregadores RSS, o que navegue sin fijarse. Han renunciado (o han matado) lo más importante, la atención del lector.

A estas alturas no queda más solución que la creación de modelos de negocio alternativos, o conseguir competir en costes en el medio online. Incluir más anuncios es una solución a corto plazo que produce poco retorno a los anunciantes y reduce de modo constante el valor de la publicidad basada en banners.

Todavía quedan modelos viables, como la publicidad contextual de Google o la publicidad reducida de Facebook o Twitter. Pero cada vez que alguien analiza la diferencia entre gasto en publicidad sobre tiempo de atención del usuario debería pensar en que posiblemente no se está sabiendo realizar el impacto publicitario.

La valoración de Twitter

Twitter ha vuelto a lanzar una ampliación de capital que implica valorar la compañía en 4.000 millones de dolares para el nuevo inversor. Las últimas estimaciones de ingresos son de unos 140 millones de dolares para el 2010.

Esto implica valorar twitter en casi 29 veces su facturación actual, no es algo inusual ya que en su día la valoración de Youtube fue también astronómica cuando la adquirió Google. Lo preocupante es que por ejemplo Youtube todavía no es rentable para Google y ya ha llovido mucho desde la compra.

El éxito de twitter es impresionante, no solo por el número de usuarios sino por la atención que los usuarios prestan a la herramienta, para muchos usuarios twitter es una aplicación constantemente en funcionamiento (gracias a su perfecta adecuación a los dispositivos móviles y su interactividad). Las empresas están también desembarcando en la herramienta, tanto para usarla como canal de comunicación (como Movistar por ejemplo) como para publicitarse en ella, incluso hay quién intenta basar su modelo de negocio B2C en twitter.

Pero al mismo tiempo su potencialidad como generador de ingresos parece limitada, al lado de 140 caracteres no puedes poner demasiada publicidad, las aplicaciones son exquisitamente diseñadas para ocupar poco espacio y no dejan margenes a los anuncios.

Evidentemente lo más valioso de twitter es su inmensa base de usuarios fieles. La intercomunicación y las aplicaciones que se pueden diseñar alrededor. La información sobre los intereses de los usuarios a partir de a quién siguen y con quien se comunican y la interacción de twitter con otras plataformas. Pero todo eso es muy difícil de “monetizar”.

En mi opinión la valoración vista desde un punto de vista financiero es una exageración, al menos hoy. Otro tema es que estrátegicamente alguien quiera una parte de la compañía por el valor que tiene poder participar en la toma de decisiones (una venta o una alianza), es similar a cuando Microsoft compro una parte de Facebook por una cantidad que la valoraba en 10.500 millones de dolares.

Utility Computing Vs Cloud Computing

Cloud Computing Siguiendo con el tema de Cloud Computing (del que ya hable aquí) vuelvo a referenciar a ItSkeptic para diferenciar Utility Computing y Cloud Computing.

Hay una tendencia a confundir ambos conceptos, presentando el “cloud computing” como un modo de suministrar aplicaciones en modo “Utility”. Recurriendo a la wikipedia la definición de Utility Computing es:

Utility computing se define como el suministro de recursos computacionales, como puede ser el procesamiento y almacenamiento, como un servicio medido similar a las utilidades públicas tradicionales (como la electricidad, el agua, el gas natural o el teléfono).

Podemos entender que entregar en modo “Utility” es proporcionar un servicio de un modo sencillo, transparente y donde no percibimos el trabajo del proveedor. Si queremos ir más lejos podríamos decir que el proveedor es indiferente, y que en cierto modo todos entregan un servicio muy similar. Evidentemente generar y transportar electricidad es una tarea tremendamente compleja, pero en casa solo vemos un enchufe, si le pedimos al proveedor más capacidad no percibimos complejidad adicional, por ejemplo, si nuestro operador de telecomunicaciones nos pasa de 1 Mbs a 20 Mbs no cambia nada aparentemente más que una mejora notable del servicio, si el proveedor precisa modificar toda su infraestructura de cable de cobre a fibra óptica nos es indiferente.

Sin embargo, las aplicaciones “cloud computing” no siguen esta idea, aunque nos lo pretenden vender así. Para una empresa o particular cambiar de proveedor de gas, electricidad o teléfono es un tema burocrático pero no hay cambios en nuestro sistema eléctrico, en nuestra caldera o en nuestros ordenadores o teléfonos. Pero si pasamos de utilizar Exchange a Gmail, o de Gmail al servicio de correo en Internet de Microsoft el cambio resulta de todo menos transparente. Esto no solo es cierto para una empresa, para un usuario particular es un cambio radical.

Como dice en su artículo ItSkeptic:

I’m not sure about the assumption that he and many others make that simply having the option of the Cloud means we are going to be fizzing around moving systems all over the internet and there will be more change and a greater need for “agility”

Adicionalmente, aunque en teoría el “cloud” afirma que “permite al usuario acceder a un catálogo de servicios estandarizados” esto en la realidad actual del cloud computing es de todo menos real. Cada proveedor de servicios en la nube (ya sea hosting, correo o aplicaciones) tiene sus propios “estándares” de servicio, no hay dos proveedores de alojamiento con el mismo servicio ni modelo de gestión, tampoco de correo, no pensemos en aplicaciones complejas como antivirus o cualquier otra.

¿Es esta confusión un problema?

Si, los proveedores prometen a los clientes servicios “utility”, y estos clientes esperan recibir el mismo modelo (sencillez, fiabilidad, no dependencia del proveedor) que tienen en ese tipo de servicios. Cuando comienzan a analizar la realidad empieza una pendiente de desilusiones y falsas promesas que deriva en proyectos mucho más complejos de lo esperado o en abandono de los mismos.

Los proveedores de tecnología tenemos que evitar por todos los medios este modelo de “propaganda” o difusión de nuevas ideas, porque los proyectos que se lanzan con promesas de sencillez y grandes ventajas donde no se perciben las realidades producen fracasos, perdida de confianza y retraen las inversiones de aquellos proyectos que por su madurez si pueden aportar a las empresas mejoras y beneficios que les permiten seguir reinvirtiendo.

 

Análisis de la economía de Spotify

Spotify Vuelvo a comentar sobre Spotify, y esta vez por este artículo (que cita a este otro de Mashable) donde se comentan los resultados de 2009.

Tal como ocurre en muchos negocios de Internet parece que perder dinero en los inicios no es problema, porque las pérdidas son notables, incluso cuando han comenzado a tener unos ingresos más que razonables el dinero ingresado apenas llega a cubrir poco más un tercio.

la compañía ha experimentado pérdidas por valor de 19,65 millones de euros en el ejercicio fiscal del 2009. Los ingresos brutos de la compañía han sido de 13,32 millones de euros

Esta es la PyG de Spotify según el articulo de Mashable

Los datos respecto de 2008 son muy buenos, supongo que es la proyección de los mismos lo que mantiene la moral alta.

Atendiendo a los datos, los ingresos son notables, pero en comparación han crecido mucho menos que la barbaridad de los costes.

Sería interesante saber donde se van los costes, podemos pensar que una parte es el desarrollo de la plataforma (Inversión), otra es el costes del ancho de banda y operaciones (que podría ser coste fijo) y otra parte los pagos a las discográficas (que deberían ser coste variable y proporcional a los ingresos, no se entendería que pagasen más por los derechos de lo que cobran de los usuarios).

En 2008 el sistema ya funcionaba (aunque se ha mejorado bastante) de modo que 2009 no debería tener mucha inversión en el desarrollo (como mucho un montón de amortización), lo que es una mala noticia porque este dinero se podría considerar “recuperable”.

El coste del ancho de banda no va a bajar, en todo caso subir con el número de usuarios, los pagos por los derechos deben incrementarse igualmente. De modo que la única excusa que puede tener Spotify es que está “subvencionando” a sus usuarios gratuitos por debajo del coste de darles el servicio. Si no es así es un negocio que cuesta más dinero tener en marcha que lo que los usuarios quieren pagar, no un poco más, más del doble.

De modo que Spotify tiene que incrementar su porcentaje de usuarios de pago y dejar de “regalar” el producto de este modo. Son 250.000 usuarios de pago sobre 7 millones, en principio el porcentaje es bajo (3,5%) pero si lo comparamos con el porcetaje de usuarios premium de Gmail, Rapidshare o cualquier otro servicio de éxito en Internet no es nada desdeñable.

¿Cómo llegará a ser rentable?

Si suponemos que solo los de pago generan ingresos casi debería triplicarse, llegar a un 10% de usuarios de pago sería todo un record en la industria de Internet, pero entiendo que los usuarios gratuitos generan ciertos ingresos, los premium actual deben generar de 15 a 18 millones de euros al año según el reparto por tipo de contrato. Pero también los costes habrán subido.

A mi sale un coste por usuario de unos 5 € (4,68), los ingresos de los premium son de 60 a 120 € al año, digamos 75 € de media, para obtener beneficios deben tener un 6,67% de usuarios de pago (casi el doble). No parece nada fácil.

Si cada usuario free produce unos 0,16 € (el 10% del total entre el número de usuarios) y si suponemos que 2/5 del coste actual es coste fijo (inversiones más estructura) y 3/5 es variable y propocional al número de usuarios Spotify no cubre gastos nunca independientemente del número de usuarios con un 3,5% de premium.

Por tanto hay dos caminos, incrementar los ingresos por usuario fijo (publicidad) y el porcentaje de premium. Cuadriplicando los ingresos por usuario free (hasta 0,63 € por usuario/año) y con un 4,5 % de usuarios premium (casi un 30% más) con una media de 75 € por usuario/año, Spotify comenzaría a ser rentable (un 2% de beneficio) con 15 millones de usuarios (en 2013) y podría comenzar a ser decentemente rentable (y pagar las pérdidas pasadas) con 25 millones de usuarios (podría ser a mediados de 2012).

Si solo consigue duplicar los ingresos por usuario free y llegar a un 4% de premium sin embargo necesitaría 45 millones de usuarios para cubrir costes con estos supuestos (que no valen demasiado pero son una pista). Está creciendo un 50% anual, de modo que llegaría allí si se sostiene a mediados de 2014.

Estos números a primera vista indican que Spotify necesita incrementar sobre todo los ingresos por usuario free e incrementar la cuota de usuarios de pago, porque si esos parametros no mejoran fuertemente le costará mucho tiempo y mucho más dinero alcanzar la rentabilidad (si llega a ella).

Me encantaría tener los datos internos al detalle para poder analizar mejor estos números.

Más en:

Internet en el futuro

Internet ImageEn el blog de gurusblog podéis ver un interesante conjunto de gráficas sobre el futuro de internet de Morgan Stanley (no los reproduzco por posibles aspectos de copyrigth, pero están disponibles en el enlace).

Estas gráficas indican con claridad los cambios que está sufriendo Internet (y explican parte de ciertas discusiones con el tema de la neutralidad de la red).

Como resumen muy breve (aunque es mejor consultar las imágenes) se podrían resaltar los siguientes aspectos:

  • La velocidad de implantación de los dispositivos de Apple (iPhone, iPad) es exponencial comparada con el resto de dispositivos (aunque yo discutiría comparar la aparición de los primeros navegadores con la aparición del iPhone, antes del iPhone ya había productos parecidos aunque peores, para mi llego con parte del trabajo hecho).
  • Android y Apple van a alcanzar el 40% del mercado en poco tiempo, sobre todo a costa de Symbian mientras Blackberry se mantiene (cuando supuestamente era su competencia). La conclusión es que no han reemplazado el tramo “alto” de dispositivos, estos se han hecho en general mucho más potentes (y por ello Nokia ha perdido el paso).
  • En 2012 se venderán más móviles con acceso a Internet que PC. Para mi es consecuencia del anterior punto, en 2012 todos los móviles serán “capaces para internet” mientras Motorola y/o Nokia perdieron la década de los 90 con espantos como e-mocion los nuevos competidores han llegado justo para implantar la nueva ola.
  • En 2009 la diferencia entre tiempo invertido por los usuarios e inversión en publicidad es muy alta (el doble), pero para mi es porque los móviles son dispositivos muy difíciles de explotar comercialmente con anuncios, no porque haya “una oportunidad global”.
  • El acceso a las redes sociales se hace móvil. En Japón casi triplican el acceso desde móviles respecto de accesos desde equipos de sobremesa.
  • El coste CPM más bajo es en las redes sociales (sobre todo porque no explotan de modo tan eficaz como el resto el tema de la publicidad, en mi opinión).
  • El comercio por Internet y Youtube siguen creciendo a sus tasas habituales (a pesar de ello, youtube aún sigue sin ser rentable, así que ya no creo que podamos decir que es un problema de escala).