Neutralidad de red o competencia

A vueltas con el problema de la neutralidad de la red de nuevo, en un artículo de Enrique Dans sobre las restricciones que AT & T hace a la aplicación de comunicación de Apple Facetime.

De modo preferente estoy a favor de la neutralidad de la red, creo que las restricciones de uso deben de ser las mínimas posibles. Pero pensemos en el origen de este concepto, en el mundo Internet la neutralidad de la red inicialmente fue una solución técnica. Los paquetes viajan todos sin preferencia de tipo, origen o destino. Simplifica la gestión y el crecimiento de la red de un modo heterogéneo. Después se ha demostrado que esta solución técnica tuvo además beneficios empresariales pero también tenemos que tener en cuenta que la neutralidad de la red choca con los sistemas de calidad de servicio y rendimiento (en una red absolutamente neutral al estilo inicial Youtube o la difusión de multimedia en general habría sido muy difícil).

Imagen de Facetime de la web de Apple

Personalmente creo que la neutralidad de red absoluta nunca ha existido en el mundo móvil, y que además tiene sentido que sea así, en un mundo de comunicaciones más caras y limitadas que el cable clásico no podemos solventar los problemas de rendimiento solo por fuerza bruta.

Si salimos del mundo Internet el asunto realmente importante es la competencia, la neutralidad de la red es un modo de garantizar competencia libre entre empresas proveedoras de aplicaciones o servicios en Internet. Ahora, ¿afecta a la competencia la restricción de AT&T?

No estoy seguro de las condiciones concretas de AT&T, pero por su documento entiendo que al igual que hacen en España muchas operadoras las aplicaciones de videollamada o voz-ip no pueden utilizarse en las redes 3G (el argumento de que las permiten en WiFi es divertido, faltaría más que me limites lo que hago en otras redes). Las operadores impiden que otras aplicaciones compitan con ellas en comunicación de voz/video usando sus propias redes. Suena lógico, el contrato que firmas con la operador dice que los servicios de llamada de voz y llamada de video se cobran según un plan concreto y las aplicaciones propias del operador. Rompe la neutralidad de red (de modo evidente) pero si alguien quiere competir con ellos (skype) puede tejer sus propias redes de datos y proveer el servicio (montando otra operadora o con el modelo Fon).

Dejando de lado la competencia entre empresas de SW y empresas de telefonía (no puedes competir conmigo usando mis propios recursos, si queremos romper la situación que los operadores de datos se separen de los servicios de voz y video). ¿Impide a FaceTime competir la restricción de AT&T con otras aplicaciones?

No, rotundo, los usuarios pueden usar FaceTime en WiFI (¿gracias?) y en redes 3G igual que pueden usar las aplicaciones de otros proveedores. AT&T no perjudica a FaceTime, al contrario, abre parcialmente su red bajo ciertas restricciones (que efectivamente son hipócritas y paternalistas).

En el debate de la neutralidad en ocasiones se está en un modelo dogmático.

Anuncios

Una alternativa a la neutralidad pura de la red.

Estos días de nuevo estamos en un proceso de ajuste legislativo sobre la neutralidad de la red.

En mi opinión sigue siendo sorprendente la diferenciación entre internet móvil (donde la neutralidad no existe, empezando porque la voz tiene prioridad sobre el tráfico de datos en las redes 3G y GSM, acabando por el control de tráfico sobre las aplicaciones de mensajería) y red de internet fija. Mientras el debate parece muy encendido en defensa de la neutralidad pocos dicen con claridad que las operadoras ni son neutrales ni permiten cualquier tráfico (como prueba, Skype solo funciona por conexiones Wifi en mi teléfono, no he visto manifestaciones en la puerta de los operadores móviles).

Desde luego no estoy a favor de permitir la manipulación de Internet por los operadores (en un mundo de competencia perfecta esto podría ser defendible, sería la competencia y el consumidor quien dictase las reglas pero las telecomunicaciones son mercados regulados por su tendencia al monopolio). Pero tampoco estoy a favor de cerrar la puerta a un análisis cuidadoso de los posibles beneficios.

Es cierto que la neutralidad es el “adn” de Internet, precisamente la no discriminación y el comportamiento “automático” intermedio es la garantía del sistema, pero también es cierto que las necesidades y la tecnología ha evolucionado de un modo demasiado relevante para ignorarlo.

Hacia el tiempo real y la calidad de servicio

Los protocolos TCP/IP no nacieron para gestión en tiempo real, en realidad en el mundo de comunicaciones “fiables” con calidad de servicio las redes como Token Ring de IBM tenían mucho más mercado, el triunfo de TCP/Ip fue (como casi siempre en ordenadores) el precio, era mucho más barata con diferencia. Pero la tendencia actual es empujar los usos en tiempo real (sistemas de navegación, comunicaciones, video, películas incluso).

Los problemas que causa este uso “bastardo” de la tecnología se solucionan con fuerza bruta, si quieres que las comunicaciones funcionen y den garantías necesitas dimensionar para el pico de necesidades. Yo quiero garantía de servicio en sistemas de navegación, video conferencia, etc.

Además las redes con control de tráfico ya existen y existirán (redes privadas), se está pretendiendo que no existen y limitando el servicio al consumidor.

La inteligencia en las comunicaciones

Hace muchos años los sistemas capaces de discriminar tráfico eran caros y poco eficientes. Hoy en día sería incluso viable proporcionar calidad de servicio en sistemas domésticos (que el tráfico de streaming por Wifi sea prioritario a la descarga inoportuna de un service pack de Windows por ejemplo). ¿Porqué debemos renunciar a las ventajas adicionales de esta tecnología salvo en redes privadas?, ¿simplemente por desconfianza hacia nuestro proveedor?

La red ya no es neutra

Servicios como Akamai cambian rotundamente la sensación del usuario, es falso que hoy cualquiera pueda competir desde Corea con un proveedor local, hay tecnologías que permiten ser más eficaz entregando el tráfico al usuario a las que solo tienen acceso mediante pago aquellos proveedores con más capacidad económica.

El deber de los políticos es evitar abusos de poder en mercados regulados, es decir, impedir que Telefónica discrimine Facebook en redes móviles para beneficiar a Tuenti o a Microsoft. Pero es (o debería ser, puede que la desconfianza sea sobre los políticos y su inmenso desconocimiento de la tecnología) perfectamente posible exigir la publicación de los protocolos de priorización de tráfico y determinar desde una comisión en que condiciones y para que fines se autoriza el control de tráfico.

Sobre las consecuencias en el consumidor, podemos temer que si Telefónica (pongo siempre este ejemplo por su posición dominante en España simplemente) pudiera vender un contrato sin neutralidad de red un euro más barato la gente aceptase de modo irreflexivo esta condición por esa escasa diferencia económica, pero ¿hay que defender al consumidor de su propia responsabilidad? ¿prohibimos contratar una cuenta corriente más cara a cambio de una olla exprés? Es evidente que no.

¿Es la legislación una garantía o un padre protector?

Sé que se alega que con la neutralidad corremos el riesgo de perder la libertad de expresión, la libre competencia, la elección del consumidor y muchas otras cosas, pero me parece que estamos prohibiendo una copa de vino en las comidas a la humanidad para erradicar el alcoholismo, es efectivo pero exagerado.

Tal vez nuestros políticos, nuestras empresas y nuestros consumidores no estén capacitados para un arreglo mejor.

Personalmente considero que se debería permitir a las operadoras analizar que mejoras pueden aportar al servicio al cliente con sistemas de optimización de tráfico, poniendo algunas salvaguardas que eviten riesgos y una comisión de control de competencia capacitada para intervenir. Las siguientes salvaguardas podrían ser suficientes:

  • Obligar a que el contrato con servicio de calidad de servicio (no neutral) sea siempre más caro que el contrato con tráfico neutral, de modo que solo lo contrate el usuario que aprecie las ventajas, de ese modo las operadoras solo lo usarán como mejora del servicio y no para obtener ventajas. Impedimos la captación de usuarios por desconocimiento.
  • Exigir un registro del tráfico prioritario y justificación de cara al usuario, impidiendo que se corresponda con contratos comerciales exclusivos, y prohibir la discriminación de otros competidores (Tuenti vs Facebook). Cualquier competidor deberá poder “engancharse” a las condiciones de los demás proveedores de contenidos y el precio del “tráfico prioritario” deberá ser proporcional al coste adicional. Además podemos permitir que sea el usuario quien decida el tráfico que quiere priorizar.
  • Reservar parte (más de un 70% por ejemplo) del tráfico disponible a la gestión neutral de la red para impedir la aparición de competidores emergentes.
  • Considerar que solo se permita la gestión de tráfico en el nodo final (conexión del usuario) y no en las redes intermedias que podrían seguir siendo neutrales.

Es posible que con estas reglas no sea suficiente, pero para eso pagamos comisiones de control de competencia. Para que las hagan ellos.

Se prohibe innovar si contradice el Dogma de Fe

Siguiendo con lo que comenté aquíInternet Image continua la discusión sobre las intenciones de Google y Verizon, y la discusión está siendo abiertamente hostil a las intenciones de Google.

Yo estoy a favor de la neutralidad de la red,  ha sido y es un valor positivo para la innovación y los nuevos jugadores, permite que los costes de entrada sean menores y que las pequeñas compañías triunfen sobre las grandes (por ejemplo Tuenti contra Telefónica, que ha terminado comprándola porque no podía ganar). Pero es algo que solo creemos, que ha sido verdad pero no tiene porque ser algo cierto para siempre.

Esta frase delata como se esta tomando mucha gente este tema:

La neutralidad de la red en Google no era simplemente una postura, sino algo próximo a la religión, algo imbricado en el ADN de muchos de los trabajadores de la compañía.

Estamos con la misma actitud con la que la iglesia prohíbe la investigación de células madre, es un dogma y no se admite ni experimentar ni hablar de ello. Los dogmas tienen sentido, no comer cerdo en el desierto de Arabia en el siglo VIII era una estupenda idea, prohibirlo hoy es un dogma trasnochado.

La neutralidad no tiene que ser “pura”, con accesos móviles de varios Megabytes podemos fraccionar el ancho de banda, una parte del ancho de banda puede ser “neutral” y otra parte (el 50%) reservarse para uso de servicios de valor añadido seleccionados por la operadora y para los que se precisa de cierta infraestructura común entre operadora y proveedor del servicio. ¿Esto impide competir? No necesariamente, crea una nueva categoria de servicios que hoy no se pueden prestar en buenas condiciones.

Hoy ya existen servicios sin neutralidad de red, Imagenio por ejemplo reserva la mitad del ancho de banda de tu ADSL para que Telefónica te de un servicio decente de TV por IP, ¿se terminó el mundo, internet o la TV por IP? No, ni mucho menos, pero es que ese servicio solo se puede dar con calidad de ese modo, ver TV por internet con descargas desde China es un suplicio a calidad infame.

El mundo de las aplicaciones móviles necesita de innovar, no cerremos las opciones antes de ver a donde nos puede llevar romper el dogma. Google solo pretende avanzar en las posibilidades en el caso concreto de la red móvil, si lo que proponga no nos gusta solo tenemos que escoger operadores que garanticen la neutralidad de la red. Dejemos un margen a las ideas antes de negarnos a lo que nos proponen.

Donde creo que si hay un límite importante es en el core de la red, una cosa es gestionar el acceso en el último salto de red en la capa móvil pero los servicios internos si deben mantener la neutralidad de las comunicaciones.

Enlaces:

  • “Google – Verizon: con disculpas todavía peor” por E. Dans.
  • Google se defiende en El País
  • Editorial de El País sobre el tema donde defiende la neutralidad
  • Un análisis algo más comedido de futureoftheinternet.org
  • Y aquí Galli denuncia que a Google se le ataca mucho pero Apple es mucho más peligrosa hoy para la neutralidad de la red.

Neutralidad de la red Vs Garantía de Servicio

Internet ImageDe nuevo volvemos al tema de la neutralidad de la red, está vez alrededor del acuerdo de Google con Verizon.

Según parece Google pretende establecer algún tipo de servicio prioritario para sus aplicaciones en la red móvil, la excusa es que las redes móviles son diferentes de las redes fijas (“wireless broadband is different from the traditional wireline world”) y que los proveedores tienen derecho a un “control razonable de la línea”.

Esta es la frase más jugosa para mi gusto.

Network Management: Broadband Internet access service providers are permitted to engage in reasonable network management. Reasonable network management includes any technicallysound practice: to reduce or mitigate the effects of congestion on its network; to ensure networksecurity or integrity; to address traffic that is unwanted by or harmful to users…

¿Qué es razonable? Pues depende de quien seas.

Puede ser razonable (para Google) decidir que si 1.000 usuarios usan Gmail priorizarlos sobre Hotmail es “adecuado” para la mayoría, o decidir que las aplicaciones que vienen de serie en los telefónos Android son más relevantes y merecen más tráfico en situaciones de ancho de banda saturado que las “perniciosas” aplicaciones que no sabes quien desarrolla. Eso si eres un paranoico que considera que Google ha sido tomada al asalto por un comando de masones herederos de Goebles y Stalin para el control de la información.

También puede ser simplemente que tiene sentido evitar que twitter, los feed rss, el correo, el chat o la descarga de videos (incluso el P2P si alguien lo usa por móvil) saturen las líneas e impidan que aplicaciones críticas por ser más de “tiempo real” como los GPS o aplicaciones web interactivas no sean utilizables. Tiene todo el sentido y es un beneficio para el usuario en un entorno como el móvil donde garantizar anchos de banda es un imposible.

Hay una postura maximalista (por no admitir ni un centímetro de variación) defendida por muchos, la neutralidad en la red es sagrada y los servicios son iguales para todos. La defienden todos los que podéis leer en los enlaces posteriores. Yo estoy a favor de mantener la neutralidad de la red lo máximo posible, pero sobre todo por la poca confianza en que las empresas no comiencen a hacer tonterías como eliminar competencia con la excusa de “optimizar el acceso”. Pero la realidad es que el control de tráfico es una herramienta que puede aportar muchos beneficios a los usuarios si se utiliza adecuadamente.

El problema es el mercado y la falta de competencia.

Desde luego estamos en un problema de un mercado altamente manipulable, primero las operadoras son pocas y tienen posiciones de fuerza considerables, las inversiones para ser operador son brutales y las barreras de entrada y los monopolios de facto increíbles. Solo nos salvamos (algo) por la regulación estatal, y ya sabemos que los estados son muy malos legislando sobre temas de tecnología. La neutralidad de la red como dogma es muy fácil de legislar, de comprobar y de obtener, seguramente si dejamos que se reglamente algo que permita romperla en ciertos casos lo harán tan mal que será como eliminarla.

Yo no confío especialmente en Google, o no más que en cualquier otra compañía del mundo en general. Pero creo que aunque su intento es un error (por lo mal que está recibiendo) entiendo que puede tener una justificación razonable y que tal vez se debería considerar que opciones hay para los problemas que pretende resolver.

En la internet de los 90 (la navegación desde los PC) la neutralidad funcionó bien, casi todo el tráfico era idéntico y los propios sistemas controlaban el tráfico de “baja velocidad” como el correo. En la Internet de la primera década del siglo XXI el ancho de banda creció tan exponencialmente que todo cabía, daba lo mismo si el tráfico P2P era 10 veces el tráfico total a inicio de siglo porque la capacidad creció brutalmente. Pero en la red actual la garantía de servicio es más importante que la neutralidad de la red (como este caso demuestra: El síndrome del iPhone satura las redes móviles).

No propongo eliminar el concepto de neutralidad de la red, pero creo que debemos considerar que tal vez no es necesaria siempre y en todos los casos, que hay herramientas tecnológicas para aprovechar mejor los recursos y que el ancho de banda móvil no es infinito y no puede manejarse como el ancho de banda cableado (aquí Google tiene mucha razón).

Podemos exigir desde la desconfianza en los proveedores y en los reguladores una neutralidad de la red pura, pero la realidad es que técnicamente lo óptimo sin una absoluta necesidad de beneficiar a una empresa concreta sino al usuario es que la neutralidad de la red sea un concepto y un objetivo más que un dogma. O eso, o dejamos de usar las líneas 3G como si fueran líneas de cable.

Enlaces:

Kroes rechaza ser “el policia de Internet”

Aún hace nada que yo mismo comentaba que había dudas sobre las acciones de la UE respecto de la neutralidad de la red, pero parece que Kroes (comisaria de la telecomunicaciones) no está por la labor según afirma Público hoy

Kroes pidió “evitar la intervención regulatoria precipitada” en cuanto a la neutralidad en la Red.

[…]

La comisaria europea de Telecomunicaciones se mostró partidaria de permitir a los usuarios “utilizar las aplicaciones y servicios que quieran, conectar los dispositivos que quieran”, así como garantizar la competencia. “No soy un policía en busca de una esquina conflictiva  […] Nuestra democracia podría verse afectada dependiendo de cómo evolucione este debate”.

Me parece fantástica la posición política, no creo que la neutralidad de la red se deba eliminar ni considero que el estado debe ejerce el papel de justiciero defendiendo a las empresas con sus medios. Las grandes empresas y asociaciones tiene recursos para luchar por si mismos si que les hagan el trabajo.

A pesar de todo, no veo claro que descarten una regulación sobre la neutralidad que la limite porque no lo ha negado, solo entiendo que quiere analizar las consecuencias de ese posible cambio.  Al menos parece que sabe que tiene algo terriblemente importante entre manos. El funcionamiento de Internet y la viabilidad de los modelos de negocio dependen de esta regulación, pero deben apresurarse en clarificar el marco porque invertir en nuevos modelos que sean vulnerables a estas políticas es arriesgado y la incertidumbre paralizará proyectos.

Neutralidad de la red: Una pelea entre empresas

Internet ImageHe leído en el foro privado del IE que la pelea por la neutralidad de la red de la que hablé aquí ha llegado a la UE, las declaraciones de Neelie Kroes estos días lo dejan claro, hay quien está centrando el debate entre una lucha entre los operadores y los derechos de los consumidores pero yo creo que centrar el debate en Empresas contra consumidores es un error de planteamiento. Hay cierta confrontación entre empresas y usuarios pero esa no es la lucha de fondo. La pelea es entre las diferentes corporaciones que viven de la red.

Es cierto que a día de hoy los usuarios queremos neutralidad de la red, y yo por ejemplo soy un firme defensor que es imprescindible para un desarrollo de Internet más provechoso para todos (usuarios y empresas, telcos incluidas).

La queja de las telecomunicaciones es el dinero, no el P2P o el tráfico.

Aunque las telco se quejan enormente del tráfico P2P pero realmente lo que quieren es parte del pastel de Google, Youtube, Twitter o los proveedores de contenidos, algunos de ellos ganan más dinero que las telco y quieren “que se reparta”. Bueno, es loable querer mejorar resultados y pedir es gratis.

En realidad Jazztel (por ejemplo) sabe que el P2P es el gancho para sus usuarios, por 39 € tienes pelis “gratis” (los 39 € deben ser una donación por lo visto). Las telco no están tan preocupadas por el P2P al menos en España, de hecho muchas límitan el tráfico en la actualidad (según los rumores) y no es cierto que colapse las redes sino que aprovecha todo el espacio sobrante, eso es coste cero.

La guerra no es por lo tanto Empresas contra usuarios, sino Telefónica contra Google, Microsoft o la propia Apple con sus iPhone (que colapsan más redes que el uso del P2P en algunos lugares). La desaparación de la neutralidad de la red hace que Telefónica pueda exigir a Google un pago bajo amenaza de limitar su velocidad de acceso, les da un arma para negociar, a su vez Google tiene sus usuarios como arma, si Telefónica no llega a un acuerdo pero si lo hace ONO los usuarios que quieran un acceso rápido a Google se cambiaran de operador con el tiempo.

Consecuencias para los usuarios

¿Y los usuarios? Es cierto, las cosas pueden cambiar el modo en que usamos Internet, para mal, porque habrá provedores de servicios que competirán peor y reducir la competencia nos perjudica como consumidores pero al mismo tiempo puede que obtengamos beneficios. Podría ocurrir que Google llegue a un acuerdo con un operador y pague parte de las conexiones de los usuarios a cambio de tener preferencia en sus servicios reduciendo el coste de la conexión.

¿Nadie imagina una tarifa ADSL de 5 € de 1Mb con acceso a los servicios de Google y que ellos rentabilicen vía publicidad?

Efectivamente, no es lo mismo que tengo ahora, tiene muchas limitaciones pero un precio muy competitivo y para ver noticias en Google News, artículos en Google Reader, correos en Google Mail, aplicaciones en Google Wave, vídeos en Youtube es más que suficiente… no es lo que yo quiero, pero habrá usuarios a los que les parezca beneficioso.

Además, seguirá habiendo proveedores que proporcionen acceso “neutral” a la red, en el fondo no es más que una prestación más del sistema, puede que al mismo precio, puede que a menor precio que ahora porque la tecnología seguirá avanzando.

Hay un seguro perdedor.

Los servicios que evidentemente tienen todas las de perder con este cambio son los que no tienen una corporación detrás, el P2P a la cabeza de todos ellos, los pequeños provedores que no podrán pagar preferencia de acceso, etc. Pero si desparece el P2P surgirá un espacio para que alguien de un servicio de video por Internet porque la demanda existe, puede que los pequeños proveedores de alojamiento barato desaparezcan para ser reemplazados de nuevos por los operadores.

De todos modos, confío en que la filosofía de Internet pueda más que las consideraciones mercantilistas y los poderes de los lobbies… si una cosa funciona es mejor no tocarla, y la neutralidad de la red ha demostrado que ha sido muy beneficiosa.

La neutralidad de la red ha muerto

Según El País un juez de EEUU acaba de dictaminar que las operadoras no están obligadas a mantener la neutralidad de la red y dar el mismo servicio a todo el tráfico porque “el sistema de tarifas es una cuestión exclusiva de la operadoras”.

Bueno, de las operadoras y de sus clientes diría yo, pero es una idea que en el resto del mercado comercial es aceptada, pero que rompe Internet tal y como hoy la conocemos, además esto deja la discusión a nivel nacional sobre el famoso manifiesto en nada comparado con esto.

Las operadoras podrán reducir el tráfico P2P o directamente bajar el ancho de banda si los ficheros son de video (o están cifrados) y no provienen de fuentes “fiables” lo que deja en manos de operadoras el acabar con el tráfico de ficheros protegidos por derechos de autor, y a las discográficas con las manos libres para exigirlo ahora que pueden hacerlo y no les cubre la obligación de la neutralidad.

Se abre un mundo nuevo (al menos hasta que un juez de EEUU dicte en contra, cosa que no descarto), porque además surgen nuevos modelos de negocio, ¿puede Google llegar a proporcionar ADSL gratis (o por muy bajo coste) a cambio de priorizar sus servicios, su tráfico y su publicidad? Yo creo que si, en el minuto 1 en que crea que lo puede hacer rentable…

[Actualizado]

Al parecer (y como era de esperar) no todo está decidido aún y la lucha será larga  la FCC (Federal Communications Commission) apelará y seguirá guerreando:

“Today’s court decision invalidated the prior commission’s approach to preserving an open Internet,” the agency’s statement said. “But the court in no way disagreed with the importance of preserving a free and open Internet; nor did it close the door to other methods for achieving this important end.”

Supongo que recurriran a instancias superiores o reclamaran a Obama cumplir el compromiso de mantener la neutralidad de la red con una ley que la garantice o le de más poder para mantenerla.

Hay muchas opiniones al respecto de este hecho.

  • Enrique Dans afirma que no se ha interpretado bien el fallo (yo lo no veo tan claro)
  • Fayer Wayer dice que el problema es la no existencia de una ley que garantice la neutralidad, algo que la FCC no ve así “But the FCC maintains that existing law gives it authority to set rules for information services.”
  • El navegante de El Mundo cree que es un golpe casi mortal
  • [Actualizado] Materias grises reconoce la gravedad pero cree que la FCC parara el golpe con su capacidad normativa porque está decidida a ello y tiene el apoyo de Obama (aunque el congreso no parece que vaya a poder ayudar demasiado)